Osama Saleh es un hombres originario de Yemen al que un juez federal le concedió una compensación de $4.7 millones de dólares por el acoso laboral que padeció a instancias de un guardia de seguridad que le llamada “Bin Laden” y terrorista, además de manifestar odio a los árabes.

Ambos hombres trabajaban en una tienda de ropa para mujeres en Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, llamada Pretty Girl.

Pese a las quejas que Osama Saleh presentó a sus superiores sobre el constante acoso de James Robinson, el guardia de seguridad, los superiores desecharon las quejas aduciendo que era solo un juego entre ambos en que se llamaban nombres, además de que llamar a otro “Bin Laden” no resulta ofensivo ni es contrario al código de conducta de la empresa.

Como parte de esta conducta acosadora, James Robinson golpeó en la cara a Osama Saleh y le rompió la mandíbula. Robinson se declaró culpable de la agresión.

El juez federal concedió a Osama Saleh, quien ganaba $7.25 dólares por hora, una compensación de $4.7 millones de dólares, aunque se trata de una cantidad que no es definitiva pues el juez concedió a los propietarios de la tienda la posibilidad de solicitar un ajuste a la baja.

La alta compensación cubre la angustia emocional sufrida por Osama y castiga la negligencia de la empresa por la contratación de James Robinson, además de conceder daños punitivos.

Así, pese a que la empresa no encontró nada censurable en la conducta del guardia de seguridad el jurado y el juez coincidieron con la postura de Osama y de su abogado de que la poca atención prestada al caso es muy peligrosa en una sociedad multicultural.

Más información NY Daily News

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net