En más sobre demandas ridículas, un hombre intentó demandar a la cervecera Anheuser-Busch, fabricante de la cervez Bud Light porque los anuncios de promoción de la bebida no eran reales ya que en la televisión se veía al bebedor de la cerveza rodeado de amigos y de mujeres atractivas cosa que no sucedía cuando él bebía la cerveza. Su demanda por publicidad engañosa fue por $10,000 dólares.

 

Pero este hombre no es el único que usa cualquier pretexto para demandar ya que otro sujeto demandó a la NBC por la nada despreciable cantidad de $2.5 millones de dólares porque durante la transmisión del programa de Fear Factor en el que los concursantes debían comer ratas, se sintió físicamente indispuesto lo que le provocó no solo mareos sino nausea y vómito. Y como alguien debía pagar por su sufrimiento y dolor, pues demandó.

 

Para finalizar sobre estas demandas absurdas, está el caso de una policía de tránsito que demandó a Victoria’s Secret porque su tanga le lastimó… el ojo.

 

La prenda de vestir llevaba una parte de metal en la cintura y una tarde, al salir del trabajo mientras se cambiaba, la tanga se rompió  y la parte de metal saltó a su ojo ocasionándole un intenso dolor.

 

No sabemos si la demanda prosiguió o si fue desechada, pero quizá Victoria’s Secret, para no enfrentar nuevamente este tipo de demandas, debería incluir un instructivo para el uso de los calzones.

 

Fuente NY Daily News

www.miabogadoenlinea.net