Cómo lo hizo o con qué fin, sigue siendo un misterio, el caso es que una mujer de veintitantos años robó la madrugada del martes un tren de la empresa sueca SL, lo descarriló y lo impactó en un edificio en la zona residencial de Saltsjöbaden en Estocolmo, Suecia.

 

Tras el accidente esta mujer fue trasladada al hospital de la Universidad Karolinska con graves heridas, donde ha sido puesta bajo arresto por presunta devastación pública, un delito tipificado en el código penal sueco como allmänfarling ödeläggelse.

 

El meollo del asunto es saber cómo esta mujer pudo robarse un tren, y frente a las múltiples preguntas que los suecos hacen al respecto, las autoridades de SL, la empresa operadora del transporte público en Estocolmo, han declarado que harán una completa investigación sobre las medidas de seguridad que han estado aplicando.

 

De acuerdo con la prensa, esta mujer que también está acusada de robo, condujo el tren de la estación de Neglinge, dos paradas previas a Saltsjöbaden, a 70km/h, cuando normalmente estos trenes viajan a 10km/h, y al llegar al final de la vía, como a las tres de la mañana, descarriló la unidad para impactarla en la cocina de uno de los tres departamentos, lo que ocasionó severos daños en la estructura.

 

Mientras las autoridades determinaban la manera más segura de quitar el tren sin ocasionar mayores daños a la estructura, la empresa de transporte público anunció que si bien el martes no estaban operando los trenes en ese tramo, autobuses estaban prestando el servicio público.

 

Cuando se recupere, esta mujer tendrá mucho que contestar y resolver los diversos cuestionamientos que tan insólito accidente ha generado.

 

 

 

Más información The Local

 

www.miabogadoenlinea.net