Un diputado de la Duma del Estado de Rusia se pronunció en el caso de un estudiante de nacionalidad egipcia que durante la celebración del fin de año orinó la llama eterna que en la ciudad de Volgograd arde en memoria de los héroes de la Guerra Civil (1917-1921) y de la Gran Guerra Patriótica (1941-1945).

 

Por su acción el estudiante egipcio de medicina de la Universidad de Volgogard fue sancionado con 10 días de arresto administrativo por un acto de vandalismo, pero el diputado Vladimir Gutenev pide una pena más severa por haberse cometido una “blasfemia” al profanarse el monumento histórico que equiparó a una sepultura.

 

El estudiante ya se disculpó y a su favor adujo la clásica excusa de haber consumido alcohol en exceso con sus amigos rusos en celebración del nuevo año, pero ello no ha sido suficiente para que su acto vandálico sea perdonado.

 

Así que ahora se le presentaron cargos por la profanación de una sepultura y por haber ocasionado una lesión leve a quien trató de detenerlo, lo que puede significarle un máximo de cinco años en prisión. Por supuesto, tal era el grado de intoxicación que el perpetrador de estos hechos ni siquiera recuerda haber orinado en el fuego eterno.

 

No es como el caso que se presentó un Ucrania en octubre del año pasado en donde las autoridades detuvieron a la estudiante y activista Anna Sinkova mientras freía huevos en el monumento de la llama eterna dedicada en Kiev a los soldados de la Segunda Guerra Mundial. En este caso ella no estaba bajo el influjo de drogas o alcohol y en su defensa dijo que se trataba de una demostración sobre los efectos antiecológicos de mantener una llama constantemente ardiendo y con ello usando innecesariamente gas natural, mientras muchos veteranos de la guerra viven en la miseria. Su historia no fue aceptada, sin embargo y fue sentenciada a tres años de prisión, sentencia que está suspendida.

 

 

Más información RIA Novosti

 

www.miabogadoenlinea.net