Calculadora

 

En un detallado documento compartido la semana pasada en la cuenta de Twitter de la Oficina del Primer Ministro de Camboya, se notifica a los habitantes del mundo que quienes visiten ese país del sureste asiático deberán entregar un depósito de 3,000 dólares estadunidenses a su ingreso.

La cifra no es al azar. En el documento oficial que notifica de la nueva medida se hace un desglose de los gastos en que incurre el gobierno en estos tiempos de pandemia al recibir visitantes y que han sido aprobados por el Ministerio de Salud y el Secretariado Estatal de Aviación Civil.

En cuanto el visitante llega y paga, empieza a descontarse dinero del depósito por los siguientes cargos: $5 por el transporte a un laboratorio de análisis, seguido de $100 por el análisis del COVID-19. La primera noche que se debe pasar en un “centro de espera” (mientras se espera el resultado), tiene un costo de 30 dólares y otros 30 por día adicional que incluye las tres comidas.

Otros cargos incluyen 15 dólares por lavandería, 5 por vigilancia médica diaria y 3 por servicios de seguridad.

Si el análisis del pasajero, y de todos los que viajaron con él, es negativo, podrá salir del “centro de espera”, aunque deberá mantenerse en aislamiento durante 14 días en el alojamiento que decida.

Al decimotercer día se deberá realizar otro análisis de COVID-19 lo que implica otros 100 dólares y unos 30 adicionales por el certificado de salud al dejar el país. Estos son los cargos generales que se deducirán siempre del depósito inicial.

Si el pasajero es positivo y muestra síntomas que necesiten hospitalización, será trasladado a un hospital del estado y se someterá a cuatro pruebas más de COVID-19 de 100 dólares cada una. Si el viajero fallece, el funeral y la cremación costará 1,500 dólares, todo deducido del depósito.

La regla aplica a todos los pasajeros que lleguen a Camboya, excepto los que viajen con motivos diplomáticos o por asuntos de gobierno.

Además de este depósito, por una disposición emitida el 20 de mayo se estableció que todos los viajeros necesitan tener un seguro de salud de por lo menos 50,000 dólares.

Hasta antes de este anuncio, el gobierno de Camboya se había hecho cargo de los gastos de los extranjeros, especialmente de los que en medio de la emergencia se habían quedado varados en el país. Pero la enfermedad ha impactado muy fuerte en la economía.

Así, Phay Siphan, vocero del gobierno, declaró a medios locales que es un estándar internacional que los países cobren por los tratamientos médicos y que exijan un seguro de salud.

“Es muy importante porque la enfermedad tiende a ser importada del exterior y nuestros recursos son solo para nuestros ciudadanos”, aseguró el vocero gubernamental.

Una medida muy pragmática para que los contribuyentes camboyanos no absorban los gastos por enfermedad de los viajeros, pero que podría terminar por desestimular el turismo. Salvo que como su vecino Tailandia y empiecen a reorientar sus esfuerzos para atraer preferentemente turistas adinerados.

Más información bangkokpost.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net