Desde hace cinco años Apple Inc., ha intentado registrar en nuestro país su marca de teléfonos inteligentes iPhone, pero el registro se le ha negado por existir en México el registro previo de la marca iFone. Ayer la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó por improcedente el recurso de revisión de un juicio de amparo que había interpuesto el gigante tecnológico como último recurso para obtener el registro de la marca.

 

Por mayoría, los ministros consideraron que en los conceptos de violación de la demanda del recurso interpuesto por Apple, no existió planteamiento alguno sobre la inconstitucionalidad de una norma general por lo que queda firme la sentencia dictada por el Décimo Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa que le negó el amparo cuando intentó echar abajo la sentencia del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que negó el registro de la marca iPhone ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

 

El recurso de Apple había sido admitido a trámite por el presidente de la Corte, Juan Silva Meza, pero iFone S.A. de C.V., titular de la marca desde abril de 2003, promovió una reclamación que los ministros consideraron fundada en la sesión de ayer de la Segunda Sala.

 

Por su parte, desde finales de 2012 iFone denunció ante el IMPI a las distribuidoras del iPhone y la propia Apple para que ese organismo declare que esas empresas han invadido sus derechos sobre la marca, y estar en pósibilidad de demandar una indemnización por daños y perjuicios por la vía civil. Estos daños en ningún caso serán inferiores al 40% de las ventas de iPhone en México tal y como dispone la Ley de Propiedad Intelectual.

Además la empresa mexicana ha venido realizando distintos trámites ante el IMPI para demostrar que el uso de la marca no se ha interrumpido e impedir que Apple vuelva a intentar que se declare la caducidad de la misma por falta de uso.

Las marcas iFone y iPhone se encuentran en la misma clase 38 de la Clasificación de Niza, que es la clasificación de los distintos productos y servicios para los que se puede registrar una marca. La clase 38 comprende esencialmente los servicios que permiten a una persona al menos comunicarse con otra por un medio sensorial. En estos servicios se incluyen aquellos que permiten a una persona conversar con otra o transmiten mensajes de una persona a otra y ponen a una persona en comunicación oral o visual con otra.

 

Aunque su grafía es diferente, la similitud fonética genera un grado de confusión que impide el registro de la segunda en nuestro país.

 

México no es el único país latinoamericano en donde Apple tiene  problemas con su marca, un conflicto en los mismos términos tiene en Brasil con IGB Electrónica S.A., conocida anteriormente como Gradiente, S.A., que registró en ese país en el año 2000 la marca iPhone.

 

En este caso aparentemente Apple està negociando un acuerdo extrajudicial como hizo en China con la marca iPad. Según el diario brasileño “Folha de S.Paulo” los abogados de las dos partes presentaron un documento en un tribunal de Río de Janeiro a finales de febrero solicitando la suspensión de la acción durante 30 días para tratar de encontrar una solución pacífica.

 

Tal vez en México este asunto tenga el mismo final.

 

 

Más información en somosfrontera.com