Mientras que en España y Reino Unido se han empezado a implementar acciones en contra de la ingesta de comida chatarra por parte de los menores de edad, como se informó en este sito desde el pasado mes de noviembre, en México, el titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas,  Francisco Ciscomani Freaner, de la Secretaría de Educación Pública, señala que prohibir la venta de comida chatarra sería “estigmatizar un producto en específico por su marca”.

Así, lo que pretenden es promover un catálogo de alimentos saludables recomendable para los alumnos demás de 220 mil escuelas de educación pública, mismo que será elaborado en colaboración con la Secretaría de Salud, en términos del artículo 113 de la Ley General de Salud y atendiendo  a las propuestas, sugerencias y recomendaciones de las autoridades estatales.

Mientras, los esfuerzos tienen un mejor resultado, al menos en el texto de las leyes en el ámbito local.

En Michoacán el 23 de julio de 2008 se reformó la Ley Estatal de Educación para establecer en la fracción XXV del artículo 19 como facultad del Ejecutivo Estatal,  a través  de la Secretaría de Educación del Estado el "prohibir la venta de productos y alimentos de bajo o nulo valor nutricional, en los establecimientos escolares o cooperativas que expenden alimentos dentro de las instituciones educativas en la Entidad, asimismo, vigilar el adecuado cumplimiento de la reglamentación en la materia, como también, impulsar con los ayuntamientos del Estado la reglamentación correspondiente al expendio de alimentos de bajo o nulo valor nutricional en la periferia de los centros escolares". Al día de hoy ya son 14 las escuelas que han sido declaradas como libres de la venta de estos productos y la meta es llegar a 150 .

En Baja California Sur, el artículo 12, fracción XIX de su legislación local en materia de educación, señala como facultad del Gobernador, a través de su Secretaría de Educación, el "establecer las estrategias y mecanismos que permitan prohibir la venta de productos y alimentos de bajo valor nutrimental, que contengan alto contenido de azúcares refinados, colesterol, ácidos grasos saturados y transaturados, sal y aditivos en los establecimientos escolares o cooperativas que se expenden alimentos dentro de las instituciones de nivel básico".

En Hidalgo el artículo 54 Bis de la Ley de Educación del Estado establece que “En atención a la salud de los educandos, no podrán comercializarse al interior de los planteles de educación básica, alimentos o bebidas con bajo o escaso valor nutrimental a los educandos, o que vayan en detrimento de los buenos hábitos alimenticios”. 

En San Luís Potosí, el artículo 22 fracción XXXI señala como facultad de la Secretaría de Educación local  el "establecer lineamientos para prohibir la venta o consumo de alimentos y bebidas con bajo o nulo contenido nutricional, en las cooperativas o tiendas escolares y, en general, en los espacios donde se expende o consumen alimentos en las instituciones de nivel básico obligatorio".

El problema común en las cuatro entidades es que aun no se materializan en su totalidad las disposiciones en la realidad, pero tienen un camino más andado que la federación.

Fuente: El Universal

www.miabogadoenlinea.net