Pista de atletismo

 

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) confirmó la suspensión de cuatro años por dopaje a la subcampeona olímpica y mundial de marcha, la marchista mexicana María Guadalupe "Lupita" González Romero. La resolución la deja sin posibilidades de ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (2021) y podría llevarla al retiro.

Después de un estudio de control de dopaje realizado en octubre de 2018, la deportista dio positivo a trembolona, un esteroide anabolizante que es usado principalmente por los fisiculturistas para aumentar la masa muscular y al mismo tiempo quemar grasa. Este esteroide favorece el rendimiento físico de los atletas debido a que su impacto es cinco veces más potente que la testosterona.

La Unidad de Integridad del Atletismo (UIA) de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) determinó en mayo de 2019 suspender a la deportista por cuatro años, vigente hasta noviembre de 2022, aunque conserva sus medallas internacionales logradas en 2016 y 2017.

La deportista apeló la decisión y el caso llegó al TAS. El argumento de la defensa es que no existe alguna falta, negligencia o intención de haber consumido de forma premeditada trembolona y que existieron irregularidades en la recolección de su muestra de orina, por lo que solicitan que se reduzca la sanción. La medallista olímpica insiste que la sustancia la ingirió de forma indirecta al consumir carne en la Ciudad de México, ya que en México se permite su aplicación al ganado.

La decisión del tribunal se aplazó en cinco ocasiones. Finalmente el panel de tres árbitros concluyó que las inconsistencias en la primera defensa, en la que argumentó que tenía anemia por lo que había tenido que comer hígado, para después en la apelación retirar ese argumento y sólo reconocer que consumió carne contaminada; además de la presentación de documentación falsa, hicieron que el TAS concluyera que no se demostró que la ingesta de la sustancia no había sido intencional.

“Basado a la apelación el tribunal concluye que la atleta no demuestra como ingresó la sustancia dopante a su cuerpo y tampoco demuestra que no haya sido de manera intencional. Por lo tanto, no hay ninguna razón para disminuir el castigo de cuatro años después de analizar la apelación”, dijo el comunicado del TAS.

La marchista, quien terminará de cumplir su castigo en noviembre de 2022, declaró en enero que, en caso de que el TAS no fallara a su favor, analizaría el retiro.

A González todavía le queda la posibilidad de interponer un recurso judicial en el Tribunal Federal suizo, aunque esto está permitido en un número limitado de supuestos como la falta de jurisdicción, la violación de las normas procesales elementales, por ejemplo, la violación del derecho a una audiencia imparcial, o la incompatibilidad con las políticas públicas.

Más información eluniversal.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net