El cambio climático es un problema muy grave que ha acaparado la atención de todos los países del mundo por tratarse de un problema global que debe ser abatido con acciones conjuntas. En vista de ello se celebró en septiembre pasado en Nueva York una cumbre en donde más de 100 jefes de gobierno se comprometieron a llegar a una acuerdo en la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidos que tendrá verificativo en Copenhague, Dinamarca, del 7 al 18 de diciembre de este año.

De acuerdo con información de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Copenhague espera lograr la continuidad y consolidación del Protocolo de Kyoto, cuyos acuerdos son jurídicamente vinculantes, es decir, obligatorios, para los países firmantes, además de la implementación completa, efectiva y sostenida de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático por acciones cooperativas a largo plazo.

Para cumplir con su parte en el compromiso contra el cambio climático, el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 contiene una serie de previsiones en materia ecológica que han sido desarrolladas de manera específica en el Programa Especial de Cambio Climático 2009-1012, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 28 de agosto de 2009, y que contiene 105 objetivos y 294 metas que tienden a cumplir la meta aspiracional de México, que actualmente contribuye con el 1.6% de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI), en la reducción en un 50% de estos gases para el año de 2050.

Para ello se proponen acciones tendientes a lograr la seguridad energética, procesos de producción más limpios, eficientes y competitivos, la mejoría de la calidad del aire y la conservación de los recursos naturales.

Se trata de un programa con visión a largo plazo y con el compromiso para el año 2012, fecha en que finaliza el presente sexenio, de haber concluido la evaluación de vulnerabilidad del país y de valoración económica de medidas prioritarias, para pasar a una segunda etapa comprendida entre 2013 a 2030 de fortalecimiento de capacidades estratégicas de adaptación y concluir en la tercera etapa, que comprende del 2030 al 2050, en la consolidación de las capacidades construidas.

Jurídicamente el tema es de importancia puesto que se trata de compromisos internacionales que al ser vinculantes obligan a México a cumplirlos. De esta manera son programas y proyectos que deben trascender los sexenios. En particular este Programa contiene objetivos y metas que se han contenido en leyes mexicanas que comprometen la acción no solo de la SEMARNAT sino de otras dependencias gubernamentales ya que se incluyen previsiones en materia de educación, de salud pública o de energía como el llevar agua potable a todas las comunidades o los programas de sustitución de electrodomésticos por unos de mayor ahorro.

Fuente SEMARNAT

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It