La lucha de #InternetNecesario estaba enfocada a que no se gravaran las telecomunicaciones en general y en particular Internet.

 

Una vez que la propuesta ha sido procesada por las Cámara de Senadores y Diputados, el éxito fue parcial ya que se aprobó un impuesto general del 3% a las telecomunicaciones, excluyendo a la telefonía pública, rural y al Internet.

 

 

Las condiciones para determinar la exención a Internet previstas en el artículo 8, fracción IV, inciso d) de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios que entrará en vigor el próximo año son:

 

a. En caso de que los servicios de acceso a Internet se cobren por separado de otros de telecomunicaciones no serán gravados.

 

b. En caso de que los servicios de acceso a Internet se ofrezcan de manera conjunta con otros servicios, la exención será procedente siempre que en el comprobante se cobre el acceso  a Internet de forma separada a los demás servicios de telecomunicaciones “y que dicha contraprestación se determine de acuerdo con los precios y montos que se hubieren cobrado de no haberse proporcionado el servicio en forma conjunta con otros servicios de telecomunicaciones gravados por la Ley". La exención aplica hasta en tanto el acceso a Internet no sea mayor de 30% de la factura total.

 

Faltará ver como Hacienda y los proveedores de servicio aterrizan estas disposiciones para conocer la forma real en que nos afectará.

 

Podemos estar agradecidos que no nos ocurrió como en Argentina, país en el que gravaron con  un 21% a algunos productos electrónicos y electrodomésticos (celulares, cámaras de fotos y video, GPS, monitores, refrigeradores, calentadores y estufas eléctricas, televisores y microondas) que no estén manufacturados dentro de Tierra del Fuego (una provincia de Argentina) haciendo que su precio pueda llegar a aumentar hasta en un 35%. 

Lo anterior a fin de fomentar inversiones en esa región y crear una especia de Silicon Valley gaucho.

 

No sólo en nuestro país existen contradicciones.


www.miabogadoenlinea.net