La Corte Suprema de la provincia de Córdoba, Argentina, falló en contra de los call center que operan en esa región al sostener que esas empresas podrían haber cometido "fraude laboral" contra sus empleados al clasificarlos como empleados de comercio y no empleados telefónicos.

La diferencia de la clasificación es notable ya que un empleado telefónico gana por seis horas y media de trabajo, quince mil pesos argentinos, unos 1,050 dólares, mientras que el empleado de comercio tiene un sueldo bruto de sólo 5,000 pesos argentinos, la tercera parte.

En el caso que la Corte Suprema revisó, dos empleados presentaron en 2007 una demanda contra el call center "Atento", luego denominado "Córdoba Gestiones" y la empresa Telefónica - Movistar.

Según la denuncia, la telefónica delegaba en el call center parte de su tarea habitual celebrando con sus empleados un contrato colectivo diferente al que aplicaba a los empleados que trabajaban directamente en la telefónica y así pagar  un salario significativamente menor y eludir costos laborales.

Para la Corte Suprema, la demanda no debió ser rechazada por los tribunales de Córdoba sin pronunciarse sobre el posible fraude laboral, por lo que ordenó que el caso sea juzgado de nuevo.

La sentencia podría ser un precedente para otras demandas en contra empresas que contratan a call centers para disminuir el costo laboral. Sólo en Córdoba, hay más de 10 mil empleados en esas circunstancias.

Aunque el proceso lleva ya diez años en tribunales, esta decisión se considera un gran triunfo que podría llevar a que los empleados puedan reclamar el pago de los salarios adeudados hasta por dos años.

Más información en cadena3.com


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It