A partir del lunes de esta semana y hasta el próximo miércoles 16 de marzo, la Corte Internacional de Justicia, CIJ, con sede en La Haya, Países Bajos, estará escuchando los argumentos del caso sobre las obligaciones relativas a la negociación del cese de la carrera de armas nucleares y el desarme nuclear, presentando por Islas Marshall en contra de India, Pakistán y el Reino Unido.

El caso original fue presentado por Islas Marshall ante la CIJ en contra de nueve países: China, Corea del Norte, Estados Unidos, Francia, India, Israel, Pakistán, Reino Unido y Rusia. Sin embargo, la CIJ sólo aceptó revisar los casos en contra de la India, Pakistán y el Reino Unido, países que han reconocido la jurisdicción de la corte. Los otros seis países, o no han reconocido la jurisdicción del CIJ, como Estados Unidos, o niegan tener armas nucleares, como Israel. Se trata de naciones que el abogado de las Islas Marshall, Tony deBrum, denunció que ni siquiera contestaron el caso.

Las audiencias orales que se están conduciendo son para que los jueces de la CIJ definan si tienen jurisdicción para resolver el fondo del asunto en que Islas Marshall reclama que los demandados son naciones que no han respetado sus obligaciones del desarme nuclear, exponiendo en su argumentación los horrores que los ensayos nucleares dejaron en su propio territorio.

“Siguiendo los ensayos iniciados en la década de 1950 por los Estados Unidos, varias islas de mi país fueron vaporizadas y se estima que otras seguirán siendo inhabitables por mil años”, dijo Tony deBrum a la Corte. Entre 1946 y 1958 los Estados Unidos condujeron 67 ensayos nucleares en las Islas Marshall, incluido el atolón de Bikini.

Recordó ante los jueces el día 1 de marzo de 1954, cuando se condujo el ensayo llamado Castle Bravo, que presenció a los nueve años mientras estaba pescando con su abuelo en un atolón a unos 200km del epicentro de la explosión. “Todo el cielo se puso rojo como la sangre”, recordó el representante de Islas Marshall de ese día en que se detonó una bomba de hidrógeno con una fuerza 1,000 veces mayor a la de la bomba detonada den Hiroshima en 1945. “Muchos murieron o sufrieron defectos de nacimiento no vistos antes o de cáncer como resultado de la contaminación”.

Las Islas Marshall decidieron demandar en vista de lo poco que las naciones han hecho para cumplir sus compromisos sobre desarme nuclear y reducir esta amenaza, pese a que en 1996 la CIJ emitió una resolución no vinculatoria en que urgía a las potencias nucleares a negociar la reducción de su armamento nuclear.

En la demanda se lee que las Islas Marshall tomaron la iniciativa de impulsar por la vía judicial el desarme porque tienen “un conocimiento particular de las graves consecuencias de las armas nucleares".

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net