Por sospechas de lavado de dinero, la fiscalía italiana está investigando a Bilal Erdogan, hijo del ex primer ministro y actual presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien en agosto del año pasado se mudó a la ciudad de Bolonia para supuestamente terminar sus estudios de doctorado.

La denuncia fue presentada por Murat Hakan Uzan, un empresario turco que vive en el exilio y que es opositor de Erdogan, quien expone que Bilal salió de Turquí en medio de un fuerte escándalo de corrupción desatado en diciembre de 2013 que incluye al círculo más cercano del presidente. En medio de este escándalo se filtraron supuestas grabaciones en donde Erdogan papá instruía a su hijo para que dispusiera de 30 millones de euros en efectivo.

Por supuesto, el presidente Erdogan, quien desató fuerte crítica por la construcción de su palacio presidencial en una zona de reserva en Ankara, ha negado las acusaciones y calificó las grabaciones filtradas en febrero de 2014 como “un vil montaje”.

Pero la denuncia de Uzan establece que Bilal entró a Italia con “una gran suma de dinero” y un grupo de guardaespaldas armados a quienes inicialmente les fue negada la entrada a Italia hasta que el gobierno turco les entregó pasaportes diplomáticos.

Bilal Erdogan, de 35 años de edad, vive en Bolonia con su esposa y dos hijos y ha asegurado que se encuentra en Italia para concluir sus estudios de postgrado de relaciones internacionales en el campus de Bolonia de la escuela Paul H. Nitze de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins.

Ya veremos qué concluye la fiscalía italiana.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net