Cuatro mujeres de Kenia han presentado una demanda en contra de diferentes organizaciones de salud, como la ONG Médecins Sans Frontières, de Francia, o el ministerio de salud, por forzarlas a ser esterilizadas por ser portadoras de VIH.

Las mujeres, que han sido identificadas como SWK, PAK, KWK y AMM, están siendo apoyadas y representadas por dos organizaciones, Kenya Legal and Ethical Issues Network on HIV/Aids y African Gender and Media Initiative Trust, organizaciones que señalan que estas cuatro mujeres son sólo una pequeña representación de 40 mujeres que están vivas, que son portadoras de VIH y que han confirmado haber sido forzadas a someterse a una esterilización.

“El acto de esterilización coactiva y forzosa de las mujeres que viven con VIH por oclusión tubaria bilateral (OTB, ligadura de trompas) sin su consentimiento informado, y la amenaza de retener la asistencia si no se sometían al proceso es degradatorio y un abuso a su dignidad”, declaró sobre esta demanda el abogado Allan Maleche.

SWK declara que a ella le entregaron la forma para consentir en la esterilización durante el trabajo de parto, razón por la cual no leyó lo que firmaba y solo supo meses después que había sido ligada de las trompas. Además, dijo, cuando acudió al hospital por ayuda alimentaria para su bebé le informaron que si no había sido ligada no tenía derecho a esta ayuda. Fue en ese momento que supo que había sido sometida al procedimiento pues en su expediente médico en poder del hospital donde alumbró estaba indicado que “la paciente desea someterse a una OTB”.

Las mujeres están solicitando en la demanda que se declare que es inconstitucional y contrario a las normas internacionales de salud obligar a una mujer a someterse a una esterilización o retener la asistencia hasta que acepte ser esterilizada, además de solicitar una compensación económica.

Como demandados se señalan a la organización francesa Medecines Sans Frontiers, al Hospital y Maternidad Pumwani, a la ONG Marie Stopes International y al ministerio de salud de Kenia.

Esta demanda puede ser la resonancia en Kenia del largo litigio ocurrido en Namibia en donde tres mujeres, también portadoras de VIH, fueron esterilizadas de manera forzosa. El pasado mes de noviembre la Corte Suprema de su país confirmó la sentencia que responsabiliza al sector salud del gobierno de haber esterilizado forzosamente a las mujeres en el momento de alumbrar y por tanto condenó al gobierno a compensarlas.

En esta decisión, el magistrado Peter Shivute declaró que las mujeres deben tener el derecho de decidir de forma informada por lo que se les debe dar la oportunidad de regresar al hospital en ocasión diferente del alumbramiento para someterse a una esterilización si así lo deciden.

“Ninguna de las actoras otorgó un consentimiento informado porque estaban en diferentes grados de trabajo de parto y pueden no haber entendido de manera completa y razonada las consecuencias de haber aceptado el procedimiento de esterilización”, dijo el magistrado Shivute y agregó que “no puede haber lugar en estos días para paternalismo médico cuando se trata de la importante decisión de someterse a un procedimiento de esterilización”.

El proceso en Kenia tampoco se prevé que sea corto o sencillo pero seguramente las mujeres esperan que tenga el mismo resultado que el litigio tuvo en Namibia.

Más información Africareview.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net