La oficina encargada de supervisar los cuatro casinos que existen en el estado de Maryland, Estados Unidos, Maryland Lottery and Gaming Control Agency, publica cada mes un extracto de los incidentes ocurridos y reportados en estas casa de juego, el cual nos deja en claro que la policía de los condados de Maryland no se aburre entre detenciones a borrachos orinando botes de basura, dañando coches ajenos o reportes falsos de robo.

Durante el pasado mes de enero los reportes incluyeron el de unas cartas ensangrentadas debido a que el crupier se cortó una mano y manchó de sangre las cartas. Por precaución, el casino Rocky Gap retiró las cartas ensangrentadas, las destruyó y colocó en un contendor para material peligroso y lavó cuidadosamente todas las fichas que había sobre la mesa de juego.

De los cuatro casinos, quizá el que tiene más movimiento es el Maryland Live donde el 4 de enero la policía tuvo que presentarse para detener a una mujer que tras haber ganado el jackpot se negó a llenar los documentos que le legislación local exige a ganadores de premios en efectivo de $10,000 dólares o más. Así, esta mujer no solo se negó a identificarse, sino también a salir del casino donde permaneció sentada en el piso hasta que la policía llegó. Se desconocen las razones por las que se negó a identificarse ya que no está en la lista de exclusión de casinos, el cual es un registro al que las personas, de forma voluntaria se dan de alta para que se les niegue la entrada a los casinos.

El 6 de enero la policía detuvo a un hombre que robó unas fichas a su vecino de mesa y las cambió por dinero en efectivo. Tras haber sido detenido e interrogado declaró que había tomado las fichas “por error” así que reintegró a la víctima los $378 dólares de las fichas tomadas.

En este mismo casino la policía terminó el mes de enero con un reporte de robo que resultó ser falso. Se trató del reporte que un hombre hizo de haber sido robado por tres sujetos que se le aproximaron por la puerta este. Gracias a las cámaras de video se concluyó que la supuesta víctima no había sufrido el robo reportado por lo que fue aprehendido e imputado por haber hecho una denuncia falsa.

Las policías de los diferentes condados tienen que lidiar casi noche tras noche con reportes de este tipo e incluso unos más graves como robos perpetrados por los empleados de los casinos o incluso la introducción de dinero falsificado.

Más información Washington Post

miabogadoenlinea.net

Imagen de foto76 / FreeDigitalPhotos.net