El gobierno de Uganda, a través del ministro de ética y del fiscal general, presentó al Parlamento de ese país una iniciativa de ley antipornografía que pretende ampliar los límites del delito de pornografía actualmente vigente.

 

En su exposición de motivos el gobierno señala que atacar la pornografía es un imperativo particularmente en este momento en que “se ha incrementado el material pornográfico en los medios de Uganda y los bailes exóticos en el mundo”.

 

La iniciativa pretende endurecer las sanciones aplicando fuertes multas y/o pena de cárcel de hasta diez años a quien favorezca la pornografía.

 

Sin embargo la iniciativa ha sido cuestionada por algunos parlamentarios del Comité de Asuntos Legales que consideran que la redacción de la misma podría comprometer algunas libertades garantizadas en la Constitución al ampliar de manera ambigua lo que se considerará pornografía.

 

La iniciativa establece que pornografía es cualquier práctica cultural, forma de comportamiento, forma de comunicación, de expresión, de información literaria o de noticias, de entretenimiento, de presentación de obras, de transmisión, de música, de baile, de artes gráficas, de imágenes de fotografía o video, o actividad recreativa o espectáculo o exhibición que muestre partes del cuerpo como los senos, muslos, nalgas y genitales, o a una persona involucrada en una actividad sexual explícita o en una conducta erótica tendiente a causar excitación sexual o cualquier otro acto indecente o comportamiento tendiente a corromper la moral.

 

La iniciativa contempla la excepción para maestros, personal de salud o científicos que utilicen material con fines educativos, siempre que ese material haya sido previamente aprobado por el ministerio de salud.

 

Los opositores a la iniciativa argumentan que esta definición en demasiado amplia por lo que podría involucrar actos que forman parte de otras culturas y de la que Uganda ha sido respetuoso.

 

Señalan también que al ser una definición tan ambigua podría pretender sancionarse las muestras afectivas entre esposos o terminar prohibiéndose el uso de las minifaldas al no delimitar qué debe entenderse por vestimenta indecente, asunto regulado también en la iniciativa.

 

Algunos parlamentarios han señalado que no es necesaria una ley específica en la materia pues el delito está tipificado en el Capítulo 120 de la Sección 166 del Código Penal vigente, disposición que el gobierno actual ha calificado de incompleta por regular solo lo relativo al comercio de publicaciones obscenas sin ocuparse de otras manifestaciones consideradas pornográficas que no implican una publicación.

 

En la iniciativa el gobierno pretendía crear un comité anti pornografía para aplicar las disposiciones de la ley, aspecto que fue rechazado por los parlamentarios por considerar que en caso de aprobarse esta iniciativa de ley la policía podría aplicarla.

 

El actual gobierno de Uganda se ha caracterizado por tratar de implementar un régimen más conservador en el país habiendo considerado incluso sancionar con pena de cadena perpetua las conductas sexuales entre personas del mismo sexo.

 

 

Más información Africa Review

 

www.miabogadoenlinea.net