Giovanni di Stefano, un sujeto que se hacía pasar por abogado, fue encontrado culpable de 25 cargos formulados en su contra, como fraude, engaño y lavado de dinero, en una corte en Londres.

 

Este hombre de 57 años se había ganado el apodo de “abogado del diablo” por haber aceptado casos muy difíciles, muchos de ellos indefendibles y rechazados por otros despachos de abogados.

 

Di Stefano representó a Sadam Hussein y a Slobodan Milosevic, amistades de las que se ufanó durante el juicio que se le siguió. Esto aunado a nombres de importantes delincuentes británicos entre los que se cuentan terroristas, pedófilos y asesinos y Ronnie Biggs, uno de los asaltantes al tren del servicio postal en 1963. Además fue director del club de fútbol Dundee.

 

Por el tipo de casos que aceptaba, cobraba a sus clientes altísimos honorarios haciéndoles pensar que tenía la formación necesaria para defenderlos cuando no estaba licenciado para ejercer como abogado ni en Italia ni en la Gran Bretaña.

 

Este hombre, nacido en Italia, pero radicado en la Gran Bretaña desde hace varios años, fue requerido por la policía británica desde 2011 cuando emitió una orden de arresto en su contra. Gracias a esta orden fue arrestado en Palma de Mallorca, España, desde donde declaró que lo detenían por causas políticas tras haber interpuesto una denuncia contra el ex primer ministro británico Tony Blair por crímenes de guerra.

 

El jurado conformado por ocho mujeres y cuatro hombres encontró culpable al “avvocato” como se hacía llamar, de nueve cargos de haber obtenido transferencias de dienro basado en el engaño, ocho cargos de fraude, tres cargos por haber adquirido propiedad ilícita, dos cargos por usar documentos falsos un cargo por intento de engaño, un cargo por obtención de propiedad basado en el engaño y un cargo por utilizar propiedad ilícita, totalizando 25 sentencias de culpabilidad.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net