El martes de esta semana la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, por cuatro votos a favor y uno en contra, decidió la inconstitucionalidad de la Ley de Depuración Policial. Por falta de unanimidad, el asunto pasa al pleno de la Corte para decidir sobre la constitucionalidad de las pruebas de control de confianza de la policía.

 

Esta decisión generó el malestar del presidente Porfirio Lobo quien atacó a los magistrados con la siguiente pregunta: “¿De qué lado están, del lado de los delincuentes, o del lado de la gente honrada de este país?” e incluso sugirió colocar un listón negro en el canal de televisión estatal para simbolizar el luto por la decisión de los magistrados.

 

Ante la ola de críticas del presidente, los magistrados reaccionaron y pidieron que cesaran esos “ataques a la independencia del poder judicial y a la institucionalidad democrática, ya que los poderes del Estado no tienen más atribuciones que las que les exigen expresamente la Constitución y la ley”, según el comunicado emitido por la Corte.

 

La depuración de la policía ya se estaba efectuando en Honduras con fundamento en un decreto ejecutivo que fue aprobado por unanimidad en sesión de urgencia en el Congreso de la República el pasado mes de mayo. Al haberse aprobado este decreto se aprobó declarar estado de emergencia en el sistema de seguridad por un periodo de 180 días, es decir, seis meses.

 

Por este decreto se suspendieron varios artículos de la Ley Orgánica de la Policía Nacional sobre la terminación de la carrera policial, las medidas disciplinarias y el régimen de despido a fin de facilitar la labor de depuración del cuerpo policíaco.

 

Quedó establecido en el decreto que los policías despedidos durante el estado de emergencia no podrían reingresar a la carrera policial bajo ningún concepto con lo que limitó la facultad del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de revisar estos casos y ordenar el reingreso del afectado.

 

Pese a la solicitud y explicación de la Corte sobre la división de poderes, el mandatario hondureño volvió a atacar la decisión y escribió en su cuenta de Twitter: “Magistrados no están para dar temor al que hace bien, sino al malo” y citando incluso el libro de Romanos de la Biblia, sugirió que los magistrados están en contra de las víctimas y a favor de los victimarios.

 

 

Más información El Heraldo

 

www.miabogadoenlinea.net