En la Corte Suprema en Queens se está resolviendo una demanda en contra de la ciudad de Nueva York, del Departamento de Educación y de la Escuela Pública 106 por no haber sido capaces de proveer de un ambiente educativo seguro y libre de peligros a una niña que fue víctima los dos primeros años de su primaria del acoso de sus compañeros o bullying, actitudes que llegaron incluso a la violación.

 

Se trata de un grave problema de actitud que se ha reportado en numerosas escuelas del país. Pero en este caso, desde que la niña acudía al primer grado de primaria en el 2005, la familia solicitó, ante los numerosos hechos de acoso, el cambio de escuela de la menor, petición que fue desestimada por las autoridades.

 

La escuela está siendo acusada ya que además de no proveyó un ambiente seguro para esta niña tras los recurrentes ataques de los demás niños, y tampoco dió parte a las autoridades de los hechos que ocasionaron lesiones en la víctima ni reportaron la violación que sufrió de parte de uno de sus compañeros.

 

La niña ya no acude a dicha escuela y ahora su familia está solicitando de los demandados la cantidad de $2 millones de dólares como compensación por las lesiones físicas y emocionales sufridas por esta menor.

 

Pero más allá del dinero, estas demandas deben servir para no escatimar la ayuda oportuna a las víctimas de estos abusos en el momento en que se solicita la ayuda.

 

Fuente NY Daily News
www.miabogadoenlinea.net