Las relaciones comerciales con China se vuelven a ver impactadas negativamente tras la condena de un geólogo, nacido en China pero naturalizado estadounidense, a 10 años de prisión por supuestamente haber usado secretos de estado para asesorar una transacción comercial.

 

El sentenciado es Xue Feng, quien fue detenido en el 2007 por haber negociado la venta de una base de datos con información de la industria petrolera china a la empresa donde trabajaba, IHS inc., de los Estados Unidos.

 

 

Feng se defendió bajo el argumento de que la base de datos contenía información pública accesible para todos, pero para el gobierno chino la base de datos contenía secretos de estado, definición que no quedaba muy clara bajo su legislación del momento. En normativa reciente se define que la información comercial que está en posesión de las empresas estatales, es secreto de estado.

 

 

El hoy sentenciado se quejó de haber sido torturado para obtener su confesión. Además  se argumenta que la duración de este juicio, de dos años y medio, excede el plazo legal de un proceso fijado por las leyes de ese país asiático.

 

Llama la atención la dureza de este veredicto pues a los otros implicados, chinos sin ninguna otra nacionalidad, las condenas fueron mucho menores, como sucedió en el caso de corrupción de Rio Tinto, donde el ciudadano australiano, nacido en China, obtuvo la sentencia más rigurosa.

 

El gobierno de los Estados Unidos se declaró consternado por este veredicto y urgió al gobierno chino a liberar a Xue Feng de manera inmediata y proceder a su deportación. 

 

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net