Pistola

 

Policías y activistas critican iniciativa de ley en Tennessee que permitiría portar armas en sitios reservados

Un senador del estado Tennessee, Estados Unidos, ha propuesto una iniciativa de ley que, según sus detractores, “es una descarada tentativa para legalizar vigilantes armados”.

La iniciativa que fue presentada al Congreso estatal el mes pasado, "amplía la definición de 'agente de la ley'" para incluir a los civiles que tienen un permiso mejorado que permitirá portar armas de fuego en lugares donde tradicionalmente no se puede entrar con armas como restaurantes o tiendas. Este permiso se obtendría tras un curso de seguridad de armas de fuego de ocho horas de duración y tendría un costo de 100 dólares estadunidenses.

“Se trata de abrir las posibilidades para que las personas que llegan al extremo de obtener este permiso tengan el derecho de defenderse en más lugares”, declaró el proponente de la iniciativa, el senador republicano Joey Hensley, quien obtuvo fondos de la asociación de armas de fuego de Tennessee para su reelección.

Esta iniciativa se sumaría a otra aprobada por esta semana por un subcomité legislativo de la Cámara de Representantes de este mismo estado que permite que jóvenes de 18 años puedan tramitar y obtener permiso para portar armas de fuego ocultas.

A la iniciativa del senador Hensley no solo se oponen los activistas que trabajan por la limitación a la portación de armas de fuego, sino incluso el sindicato de policías más grande del estado, The Tennessee State Lodge for the Fraternal Order of Police, que declaró que “firmemente rechazan esta iniciativa en su forma actual.”

El presidente de este sindicato, Scottie DeLashmit, declaró a ABC que los oficiales “pasan incontables horas” perfeccionando sus habilidades y deben obtener calificaciones anuales usando las mismas armas, además de pasar horas capacitándose en “conducción de vehículos, legislación penal, tácticas de defensa”, etc.

“Estos estrictos estándares existen para asegurar que los oficiales están familiarizados con sus armas”, declaró DeLashmit en un comunicado. “El entrenamiento para el permiso mejorado es mucho menos exigente que cualquier requisito exigido a un cadete que asiste a una academia básica de ejecución de la ley.”

Por su parte, Shannon Watts, fundadora del grupo de seguridad en el uso de armas Moms Demand Action, declaró a The Guardian: “Alentar a las personas a armarse y jugar a los policías pone a todos en riesgo mientras hace el trabajo de los verdaderos ejecutores de la ley mucho más difícil.

“El proceso de obtención de un permiso de portación de armas de fuego no se parece en nada al extenso entrenamiento por el que pasan los verdaderos oficiales y es ridículo comparar los dos. Iniciativas de ley extremistas y peligrosas como esta son parte del descarado intento del cabildeo de las armas de codificar y legalizar el vigilantismo armado”, dijo la activista.

“Tennessee tiene la decimocuarta tasa más alta de violencia armada en el país, y los legisladores deben concentrarse en aprobar políticas que realmente hagan que las comunidades sean más seguras, no proyectos de ley imprudentes como estos”, concluyó.

Hace poco menos de un mes, el estado de Tennessee también llamó la atención cuando un distrito escolar prohibió que los estudiantes de secundaria leyeran la novela gráfica Maus, de Art Spiegelman, que describe el Holocausto y sus horrores. Las razones que se esgrimieron fueron que contenía un lenguaje altisonante y la desnudez de los ratones.

Así, parecería que en Tennessee quieren ciudadanos más ignorantes de los alcances de la violencia y la intolerancia, pero más violentos e intolerantes. Las contradicciones de las que estamos rodeados.

Más información theguardian.com /reuters.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net