Roble a ser preservado

 

Juez concluye que acuerdo de compraventa de propiedad para preservar árbol por la Ciudad de Toronto es válido

La juez Susan Vella del Tribunal Superior de Ontario, Canadá, falló la semana pasada a favor de la Ciudad de Toronto respecto del acuerdo de compraventa con los propietarios de un terreno en el que existe un roble de 250 años de antigüedad.

En diciembre de 2019 la Ciudad de Toronto llegó a un acuerdo contractual con el propietario del terreno, Ali Simaga, para adquirir la propiedad por 780,000 dólares canadienses. El plan de la Ciudad es demoler la casa y preservar en un parque público el histórico árbol de 24 metros de altura cuyas ramas descansan sobre la casa. Es el último que queda de lo que fue un bosque de robles, antes de que Canadá se uniera en una confederación.

En el contrato de compraventa se estableció el pago inicial de Toronto de 2 dólares y la condición de que los vecinos recaudaran 400,000 dólares dentro de un año para proceder con la adquisición.

Cuando durante la pandemia el precio de la propiedad aumentó “entre 120,000 y 900,000 dólares”, Ali Simaga notificó en febrero de 2021 vía correo electrónico a la Ciudad que esperaba que el precio pactado de la compra variara conforme con estas estimaciones. Cuando la Ciudad se negó a esta pretensión, el propietario quiso dar por terminado el contrato.

Ali Simaga expuso que la Ciudad no había pagado los 2 dólares iniciales y que frente a esta falta de cumplimiento él ya no estaba obligado a cumplir con el contrato.

La juez Vella, sin embargo, opinó que la falta de pago de los 2 dólares iniciales en el tiempo pactado no era causal de terminación del contrato, porque cuando el dinero fue depositado a Simaga, él no presentó ninguna “objeción ni reserva”.

“Cuando la parte agraviada no presenta una violación de la otra parte contractual como una violación fundamental de manera oportuna, el tribunal no considerará ese factor para determinar si la violación fue fundamental”. Por lo tanto, concluyó la juzgadora, Simaga “perdió el derecho de dar por terminado el contrato.”

La acción legal que se resolvió la semana pasada fue presentada por la Ciudad de Toronto en mayo, pidiendo a la juez que diera por cumplida la compraventa y se ordenara el registro de la propiedad a nombre de la Ciudad.

Sobre este particular lo juez dio hasta el 1 de diciembre de este año para cerrar el acuerdo de la compraventa, aunque señaló que las partes pueden adelantar este cierre.

Cbc.ca, que reportó el resultado de la audiencia virtual de la semana pasada en que se resolvió el asunto, no pudo contactar a Ali Simaga. Sin embargo, un amigo de la familia Simaga, Sabi Ashan declaró que está en desacuerdo con la decisión explicando que Simaga no entendió cuando se firmó el acuerdo que la venta llevaría tantos años y que no se tomaría en cuenta la variación del valor de la propiedad en mercado inmobiliario. Por ello, dijo, piensa presentar una apelación.

Más información cbc.ca

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de cbc.ca