Billetes de euros

 

Banquero neozelandés requerido por Alemania en red de defraudación al fisco declara que solo aprovechó un vacío legal

La semana pasada, la Corte Federal de Alemania dictó fallo respecto de una de las mayores defraudaciones al fisco, en lo que se conoce como los negocios “Cum-ex”, concluyendo que se trata de transacciones financieras que constituyen delito por haber infringido claras regulaciones vigentes.

Uno de los responsables de estas negociaciones es el banquero neozelandés Paul Robert Mora, de 53 años, quien asegura que no cometió delito alguno y que esas transacciones se efectuaron aprovechando un vacío legal.

“Cum-Ex” es una compleja trama de defraudación fiscal en la que participaron entidades financieras que ayudaban a los compradores a obtener devoluciones fiscales por valores que en realidad no habían sido objeto de retención de impuestos. Según Wikipedia, los participantes de la red se prestaban acciones de grandes empresas, de modo que a las autoridades fiscales parecería que había dos propietarios de las acciones, cuando solo había uno. El banco que se utilizaba en la negociación de acciones emitía una ‘confirmación’ al inversor de que se había pagado el impuesto sobre el pago de dividendos, sin que se hiciera. De esta forma se defraudaron impuestos en Alemania, Italia, Francia, Dinamarca y Bélgica, habiendo sido Alemania el país más afectado con 36.2 millardos de dólares.

En febrero, Alemania publicó en Interpol una notificación roja de captura de Paul Robert Mora, que, según esta ficha, entre 2006 y 2008, cuando dirigía una división de un gran banco, HypoVereinsbank, facilitó y ocultó las transacciones fraudulentas de un inversor.

La captura de Mora, sin embargo, no se efectuó en Nueva Zelanda porque l ley de ese país no faculta a la policía a actuar sobre una notificación roja, de tal forma que Alemania tiene que pedir directamente la extradición de esta persona que, se sospecha, reside en Christchurch.

La decisión del máximo tribunal alemán de la semana pasada confirmó las sentencias dictadas en contra de los banqueros Martin Shields y Nicolas Diable y del banco privado alemán MM Warburg. Estos dos banqueros fueron encontrados culpables por la Corte Regional de Bonn de haber defraudado de las autoridades fiscales unos 800 millones de dólares.

Martin Shields trabajó con Mora en HypoVereinsbank y luego en la firma del neozelandés ubicada en Gibraltar, Ballance Capital.

Otra persona que trabajó con Mora, el abogado fiscal alemán Hanno Berger, fue detenido en Suiza y está en proceso de ser extraditado a Alemania para responder por estos cargos y en junio otro banquero vinculado con la operación fue sentenciado a cinco y medio años de prisión.

La decisión del Tribunal Federal de Alemania abre la puerta para que la fiscalía presente acusaciones en contra de los diversos participantes, entre ellos abogados y financieros.

Desde Londres, Inglaterra, el abogado que representa los intereses de Mora, Iain Mackie, declaró que los argumentos de la fiscalía son "fundamentalmente erróneas".

"Los fiscales alemanes han recurrido a una serie de procedimientos defectuosos ... El señor Mora sigue reservando todos sus derechos para permanecer en su país de origen como ciudadano de Nueva Zelanda", dijo Mackie en un comunicado en el que declaró desconocer si las autoridades alemanas han presentado la petición de extradición.

Los medios neozelandeses no han podido comunicarse con Mora quien, presuntamente, está de vacaciones esquiando con su esposa y tres hijos en la Isla Sur.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net