Mano en el suelo y pastillas

 

Sigue en detención sospechoso de vender en Países Bajos sustancia para provocar el suicidio

Desde hace 30 días está en detención en Países Bajos un hombre de 28 años identificado como Alex S por su presunta responsabilidad en el suicidio de por lo menos 6 personas a quienes vendió “talco suicida”, una sustancia letal que, sin embargo, no está prohibida en ese país.

En los Países Bajos la eutanasia es legal desde 2002 y está regulada en la Ley de Terminación de Vida a Petición y Suicidio Asistido. Esta ley dispone que cualquier médico puede llevar a cabo la eutanasia cumpliendo varios requisitos, los más importantes, quizá, son que la petición sea realizada libre y voluntariamente por el paciente, no por sus familiares, y que se trate de una condición médica muy difícil de soportar, incluidas las enfermedades mentales.

La legislación establece controles y requisitos que, una vez que son superados, pueden llevar a la medicación del paciente para que muera.

Pese a que los neerlandeses tienen esta posibilidad, han surgido organizaciones como Last Will Cooperative que nació en 2013 con la finalidad de encontrar una forma de eutanasia evadiendo los controles que impone la ley.

En septiembre de 2017 la organización anunció en el programa de televisión Nieuwsuur que habían encontrado una sustancia que con una pequeña dosis logra la muerte de forma rápida e indolora y que se trata de una sustancia que puede ser libremente adquirida en los Países Bajos, pero no dieron a conocer el nombre de esta sustancia.

La sustancia, sin embargo, es distribuida en el país por personas como Alex S que, según las investigaciones, la ha estado vendiendo desde noviembre de 2018 hasta junio de este año y se sospecha que por lo menos 6 personas que se han suicidado lo han hecho con la sustancia que él les vendió.

Las actividades de esta persona, que está siendo investigada por infracciones a la ley de medicamentos y lavado de dinero, fueron puestas al descubierto por una televisora de Brabante en 2018, pero no fue sino hasta mayo pasado que llamó la atención de la policía tras el suicidio de una joven.

Como los inspectores no pudieron encontrarlo en el domicilio que tenía registrado en 2018, pasaron el caso a la fiscalía que ordenó su detención.

Según un medio neerlandés, RTL Nieuws, este hombre vende la sustancia en Internet en un sitio legal de anuncios clasificados, por 20 euros más el envío.

Cuando en 2017 Last Will Cooperative dijo haber encontrado esta sustancia que llevaba al suicidio, el médico psiquiatra Boudewijn Chabot dijo podría tratarse de una de dos sustancias que bloquean la misma enzima. El médico explicó, refutando a la organización de que no había efectos secundarios, que ingerir esta sustancia tenía como efectos secundarios “nausea, mareo, dolor de cabeza, debilidad muscular y pude ocurrir un ataque epiléptico antes de la muerte. Para aquellos que desean morir con dignidad, es una experiencia horrible. Para la familia es horrible de presenciar”, declaró el doctor Chabot.

En marzo de 2018 la fiscalía neerlandesa abrió investigación en contra de Last Will Cooperative por un suicidio, pero la investigación se cerró en julio de ese mismo año por falta de evidencia. Cuando se abrió el caso en marzo de 2018 el ministro de salud de Países Bajos, Hugo de Jonge, dijo que Last Will Cooperative estaba operando de forma irresponsable, pero en septiembre de ese mismo año dijo que el gobierno no prohibiría la venta del “talco suicida” aduciendo que tal prohibición sería complicada, poco inefectiva y haría público el nombre de la sustancia lo que deseaba evitar.

La investigación del caso de Alex S continúa ya que la fiscalía sospecha que pudo haber vendido la sustancia a cientos de personas.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net