Mujer con teléfono celular

 

Matrimonio de Musulmanes envía carta de advertencia a app religiosa por la venta de datos que ha llegado al ejército de EEUU

Después de que un reportaje publicado en la revista Vice indicara que la aplicación Muslim Pro vendió los datos de sus usuarios a una empresa que a su vez los vendió al ejército de los Estados Unidos, un matrimonio yemení radicado en Londres ha enviado una carta legal amenazando a la empresa de tecnología con una demanda.

Muslim Pro, calificada como “la app musulmana más popular del mundo” ha sido descargada más de 95 millones de veces en unos 200 países según su sitio web. Se trata de una aplicación que permite al usuario conocer los horarios de los rezos, ubicar la ubicación de La Meca y tiene algunos versos del Corán que pueden ser leídos o recitados.

Con apoyo de la organización británica sin fines de lucro Foxglove, que verifica que la tecnología es justa para todos los usuarios, los abogados que representan a Najah al-Mujahed y Baraa Shiban han enviado una carta a Muslim Pro para que explique con quién ha compartido los datos, con cuáles propósitos, cuáles son los pasos que la compañía está tomando para recuperar la información, que aclaren cómo han procesado los datos de los usuarios y que digan la fecha en la que empezaron a compartir esta información.

Según el reportaje publicado en Vice, Muslim Pro vendió los datos a una compañía de tecnología llamada X-Mode Social, la que a su vez ha vendido la información a terceras personas de tal forma que ha llegado al ejército de los Estados Unidos y a contratistas de la defensa.

Muslim Pro niega esta información, pero declaró que daba por terminada su relación comercial con X-Mode Social. No ha explicado por qué la información es falsa.

“Nuestra mayor preocupación es que ciertamente ellos no consintieron en que sus datos fueran procesados de tal forma que implique riesgos ni en su transmisión a terceros con vínculos finales con las fuerzas del orden y/o agencias de seguridad como el ejército de los Estados Unidos,” se lee en la carta entregada el lunes de la semana pasada a la empresa dueña de la aplicación.

En el caso del matrimonio de Mujahed y Shiban el tema es muy delicado porque ambos trabajan en organizaciones relacionadas con derechos humanos y por la naturaleza de sus trabajaos viajan mucho al Medio Oriente.

“Es sobre la confianza … ¿Querrías saber que cada movimiento tuyo está siendo rastreado por el ejército de Estados Unidos?”, declaró el matrimonio a Middle East Eye sobre este tema.

“Imagina por un momento que nos estamos encontrado con fuentes sensibles, activistas demócratas o gente que da información sobre un ataque de drones, o algún otro asunto en el que la persona no quiere que el gobierna conozca su ubicación.

“La idea de que estamos siendo rastreados nos preocupa porque potencialmente también estamos entregando la ubicación de algunas de nuestras fuentes, en cuya confianza y confidencialidad nos apoyamos”, declararon.

Para ellos el problema ahora es saber qué se está haciendo con sus datos. “Venimos de Yemen, un lugar en el que tristemente Estados Unidos ha contribuido con el sufrimiento de nuestra gente a través de su equivocada guerra de terror durante muchos años”, dijeron. “Pero el hecho de que esto esté sucediendo sin nuestro conocimiento también nos lleva a preguntarnos a quién más se le ha permitido intervenir nuestros teléfonos por medio de la app”.

Sobre el delicado asunto Codi Crider, director de Foxglove, declaró: “La Regulación General de Protección de Datos es clara, no puedes hacer lo que estas empresas hicieron. Pero las empresas piensan que pueden traficar libremente los datos de localización porque la ley no ha sido ejecutada”.

El activista agregó: “Es especialmente terrible ver que millones de musulmanes, un grupo que vive bajo vigilancia constante, ni siquiera puede confiar en la aplicación que usan para orar cinco veces al día. Si se necesita un litigio para solucionar esto, eso es lo que vamos a hacer.”

Foxglove explica cómo funciona este intercambio de datos que permite una vigilancia:

“Esta vigilancia permaneció oculta a los usuarios de Muslim Pro debido a una red oscura de terceros que venden ‘kits de desarrollo de software’ (SDK), de los cuales X-Mode Social, que aparece en el informe de Vice, es uno. Las empresas de SDK pagan a las aplicaciones una tarifa basada en la cantidad de usuarios que tiene la aplicación y para cargar su código en los teléfonos de los usuarios con la aplicación. Una vez que un usuario instala una aplicación como Muslim Pro y da su consentimiento para compartir sus datos de ubicación con el fin de utilizar la aplicación, las empresas de datos de ubicación ‘utilizan’ este consentimiento para transmitir la ubicación de la persona a un servidor remoto. En el caso de Muslim Pro, los datos de ubicación de los usuarios supuestamente fueron a un sitio (API.myendpoint.io), que oscureció su conexión con X-Mode Social y que no hizo referencia al acceso potencial del ejército de los Estados Unidos.”

Se trata de una información con tremendas implicaciones y que, musulmanes o no, nos debe importar (y alertar) a todos

Más información middleeasteye.net/ foxglove.org.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net