Mazo judicial

 

Tribunal laboral de Inglaterra otorga protección contra la discriminación a quienes se identifican como no binarios o de género fluido

Un tribunal laboral en Birmingham, Inglaterra, falló la semana pasada a favor de una ingeniera que al ser no binaria o de género fluido fue discriminada en la planta en la que trabajó durante 20 años. Es la primera decisión que extiende la protección en contra de la discriminación hacia quienes se identifican como no binarios o de género fluido.

La controversia fue presentada por Rose Taylor en contra de la planta Jaguar Land Rover de Midlands, en el centro de Inglaterra, por discriminación con fundamento en la Ley de Equidad.

En la documentación legal presentada ante el tribunal laboral del juez Hughes, Rose Taylor explicó que cuando en 2017 se empezó a presentar a trabajar con ropa de mujer, fue objeto de burlas, críticas y agresiones con chistes y la administración no hizo nada para protegerla.

Los individuos no binarios son las personas que no se perciben como varón ni como mujer y que pueden identificarse con un tercer género o con ninguno. Las personas de género fluido no se identifican con una sola identidad de género, sino que circulan entre varias. Comúnmente se manifiesta como transición entre masculino y femenino, aunque no siempre es así.

En la demanda ella pedía que se reconociera la falta del patrón como causa para que renunciara lo que en derecho británico se conoce como constructive dismissal y cuyas consecuencias se equiparan a un despido injustificado, concediendo al trabajador sus beneficios laborales.

Esta demanda fue importante porque por primera vez se valoró la Ley de Equidad respecto de la discriminación de los identificados como de género fluido o no binarios pues la ley protege en contra de la discriminación por edad, discapacidad, reasignación de género, matrimonio y sociedad de convivencia, embarazo y maternidad, raza, religión o creencias, sexo y orientación sexual.

Para el juez Hughes “es claro … que el género es un espectro” y que “está más allá de toda duda” que Rose Taylor, quien prefiere usar el pronombre femenino, está protegida por la ley. Lo anterior porque el juez concluyó que la reasignación de género “se trata de un viaje personal y de alejar la identidad de género del sexo de nacimiento”.

La decisión, aunque es importante, no crea un precedente legal, pero los analistas coinciden en que podría servir de base para decisiones semejantes en el futuro.

Una nueva audiencia quedó fijada para el próximo mes para establecer la compensación a la que Rose Taylor, que ahora trabaja como ingeniera en otra fábrica, tiene derecho.

Por declaraciones de Jaguar Land Rover se sabe que no apelarán esta decisión. “A nombre de Jaguar Land Rover, quisiera disculparme con la señora Taylor por las experiencias que tuvo durante su empleo con nosotros. Continuamos luchando para mejorar esta área y respetamos la decisión del caso”, declaró Dave Williams, director ejecutivo de la empresa.

La representación de Rose Taylor fue llevada por la abogada Robin Moira White, de Old Square Chambers, quien hizo la transición de hombre a mujer. “Esta es una decisión judicial importante, no obstante que es de primera instancia, que reconoce por primera vez los derechos de un reducido número de individuos con complejas identidades de género”, dijo la abogada White, añadiendo que sabe “de otros casos en los que individuos no binarios o de género fluido han sufrido desventajas en sus lugares de trabajo.”

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net