Pistola

 

Esta semana comenzaron las audiencias en un tribunal en Utrecht, Países Bajos, en contra de Gökmen Tanis quien abrió fuego en contra de usuarios del tranvía el 18 de marzo de 2019 y matando a cuatro personas.

Desde el inicio, el caso planteó varios problemas por la oposición que Tanis, de 38 años y nacido en Turquía, ha presentado en contra del proceso. Así, durante una audiencia en julio de 2019 Tanis dijo que no emplearía los servicios de un abogado y que se representaría durante el juicio diciendo: “Yo no soy demócrata y yo no creo en sus tribunales”.

Sin embargo, una vez que fue sometido a una evaluación psicológica, el Pieter Baan Centre, la institución que realiza las evaluaciones psicológicas de los involucrados en procesos judiciales, concluyó que Tanis tiene una baja capacidad mental, un desorden de personalidad con rasgos narcisistas y una responsabilidad disminuida, razón por la cual no puede representarse él mismo.

Derivado de ese diagnóstico, en diciembre el tribunal nombró al abogado André Seebregts como representante de Tanis.

Tanis se declaró culpable de haber matado a cuatro persona, pero durante esto proceso los jueces deben definir si es responsable de homicidio o de homicidio con atenuantes y si hubo intención de causar un acto terrorista.

La primera audiencia de esta semana del proceso no fue tampoco fácil, pues cuando el abogado Seebregts pidió a los jueces que presentaran el reporte psicológico en términos claros y resumidos a su defendido, este le escupió. Así, después de haber presentado el digitus impudicus a los jueces en varios ocasiones, después de haber agredido a su abogado Tanis fue retirado de la sala judicial y llevado a una habitación separada en donde seguirá el proceso en línea.

Durante este primer día de audiencia también se presentaron a los jueces los antecedentes de este hombre que ha vivido gran parte de su vida en la calle, algunas veces abusando de las drogas y del alcohol.

Perpetrado el ataque dejó un mensaje en el automóvil que uso para escapar en donde decía que su motivación era religiosa: “Estoy haciendo esto por mis creencias. Ustedes están matando musulmanes. Quieren quitarnos nuestras creencias, pero no podrán. Alá es grande”.

El hermano de Tanis, sin embargo, declaró que su hermano no se distingue por ser muy buen musulmán pues aunque algunas veces cumple con las prescripciones de la religión como hacer oración y guardar ayuno, la mitad del tiempo está bajo los efectos de drogas o alcohol, actos prohibidos en el islam.

Por su parte, su madre declaró que no había visto ninguna evidencia de que se hubiera sido radicalizado en las semanas previas al tiroteo. Estas declaraciones podrían servir para demostrar que no hubo intención terrorista lo que, sin embargo, deberán determinar los jueces.

Como parte del proceso también se presentó una reconstrucción digital de los hechos la mañana del 18 de marzo en la estación 24 Oktoberplein del tranvía en esta ciudad neerlandesa. Durante el tiroteo testigos dicen haber escuchado a Tanis gritar “Allahu Akbar” que significa Alá es grandioso.

Las audiencias de este caso continuarán hasta el viernes de esta semana, cuando la fiscalía presente al tribunal su propuesta de sentencia.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net