Jeanine Archer en su propiedad y vista a la propiedad del vecino

 

Una abogada en Durban, Sudáfrica, propietaria de un pequeño hotel en una zona exclusiva de la ciudad, obtuvo una orden en contra de su vecino, un joven de 18 años, para que no haga ruido excesivo ni realice actos sexuales a plena vista.

La propiedad vecina al hotel de la abogada Janine Archer, Sandringham Bed & Breakfast, presumiblemente pertenece a Shauwn Mkhize, una actriz de un programa de reality y una acaudalada empresaria sudafricana, y en la mansión vive su hijo Andile Mpisane.

La abogada Archer presentó ante el Tribunal Superior de Durban una denuncia en contra del muchacho y de su guardia de seguridad por haberla perseguido y amenazado y una petición para que se ordene detener el ruido excesivo que las actividades del joven acarrean. La abogada acusa que, además del ruido de motores de automóvil siendo afinados o haciendo acrobacias en la calle, y el alto volumen de la música, en una ocasión fue visible desde su propiedad un acto sexual realizado en el balcón del primer piso de la mansión.

Después de varias críticas negativas en sitios de revista a hoteles, Janine Archer decidió presentar su caso ante los tribunales para tratar de detener esta conducta inapropiada que, además de incomodidad, le está ocasionando pérdidas financieras.

En su petición, la abogada describe que cuando los actos de molestia ocurren se ha llamado a la policía y que en las raras ocasiones en que aparecen, no están dispuestos a hacer algo al respecto. Presume que es porque el padre de Andile Mpisane es un hombre muy conocido y expolicía.

También relató que un sábado, cuando en preparación de su caso judicial tomaba fotos de la mansión del joven desde su vehículo, Mpisane y uno de sus guardias de seguridad se le aproximaron exigiéndoles que bajara del auto y que les entregara el teléfono.

El joven tomó una piedra dispuesto a golpear los cristales del vehículo, pero el guardia de seguridad lo detuvo. Cuando Janine Archer decidió arrancar su vehículo, dice que fue perseguida por su vecino y el guardia unos 3 kilómetros. Esta conducta la ha hecho sentir insegura, según relató.

El jueves de la semana pasada, el juez Ian Topping del Tribunal Superior de Durban concedió la petición solicitada por la abogada en la que ordena a Andile Mpisane y a todos los habitantes de la residencia a abstenerse de generar molestias al poner muy alto la música, acelerar automóviles, encender fuegos artificiales, realizar "donuts" (maniobras en vehículos) y actos sexuales visibles. Adicionalmente tienen prohibido realizar cualquier acto de acoso, intimidación o proferir amenazas en contra de Janine Archer.

La orden tiene efectos inmediatos y se concedió un plazo a Andile Mpisane para contestar lo que a su derecho convenga. De no hacerlo, la orden temporal será definitiva a partir del 9 de marzo.

Janine Archer dice que cuando presentó la denuncia, la madre de Mpisane trató de comunicarse con ella y que, aunque agradece su intención de presentarle disculpas por el mal comportamiento de su hijo, insiste en que es necesaria una orden judicial en este caso para seguir evitando estas conductas molestas.

Es lamentable que la convivencia entre vecinos tenga que ser regulada por órdenes judiciales, pero cuando la prepotencia y la grosería están presentes, hay ocasiones en que no queda otro remedio.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen timeslive.co.za