Logo de Shell

 

Un tribunal de la municipalidad de Den Bosch, al sur de los Países Bajos, encontró responsable a la petrolera neerlandesa Shell de la explosión en un complejo de Shell en Moerdijk en 2014 y de una fuga de gas y le impuso una multa de 2,5 millones de euros.

La explosión en Moerdijk, en la provincia Brabante Septentrional (Noord-Brabant), comenzó cuando dos reactores en la planta de estireno y óxido de propileno de Shell se pusieron en servicio nuevamente después de efectuadas labores de mantenimiento. Las vibraciones de la explosión se podían sentir a decenas de kilómetros de distancia y dos empleados resultaron heridos por esta explosión.

Luego, a finales de 2015, se produjo una fuga en el mismo sitio de la explosión porque una válvula no se cerró correctamente. Resultado de esta negligencia, cerca de 380 kilos de óxido de etileno, un gas que se considera carcinógeno, se filtraron en el aire todos los días durante casi tres meses.

El tribunal concluyó que en estos dos eventos en la planta de Moerdijk, Shell no hizo lo suficiente para prevenir los accidentes en los reactores que explotaron y que deliberadamente no tomó acciones respecto de la fuga del óxido de etileno, aunque en este último caso no hubo intención.

Además, el tribunal concluyó que con sus acciones la compañía infringió la Ley de Condiciones de Trabajo y la Ley de Medio Ambiente.

La acción legal fue presentada por la fiscalía a principios de marzo considerando que hasta el momento la política de prevención de accidentes de Shell no ha mejorado y que "los empleados y las personas en el área han estado en peligro”.

La multa impuesta de 2,5 millones de euros es menor a la que la fiscalía pedía de 2,7 millones y fue impuesta debido a que la empresa colaboró con las investigaciones. Esto pese a que el juez concluyó que el accidente pudo haber dejado muchas peores consecuencias.

A la agencia de noticias ANP, el director de Shell Moerdijk, Richard Zwinkels, declaró que lamentaban que las cosas no hubieran resultado bien refiriéndose a la sentencia de culpabilidad. “No se trata de la multa, sino del hecho de que hemos aprendido a prevenir accidentes como este”.

Shell tiene dos semanas para apelar la decisión.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net