Sobrevivientes herero de genocidio

La tarde de este miércoles, en una ceremonia efectuada en la Catedral Francesa de Berlín, el gobierno alemán entregó a una delegación de Namibia los restos de unas 20 personas de las tribus herero y nama, víctimas de lo que se conoce como el primer genocidio del siglo XX.

Namibia se convirtió en colonia alemana en 1884 bajo la administración de Otto Von Bismarck. Entre 1904 y 1905 los herero y namaqua se levantaron en armas en contra de los alemanes, matando a 124 alemanes. La respuesta fue implacable: el gobierno ordenó la extinción de los grupos étnicos, de tal forma que se calcula que mataron a unos 10,000 nama, la mitad de la población, y a casi 65,000 herero, cifra que representaba el 80 por ciento de la población.

Los sobrevivientes de las matanzas fueron detenidos y aunque eventualmente fueron puestos en libertad, fueron objeto de políticas de desposesión, deportación, trabajos forzados, segregación racial y discriminación, en un programa en que algunos ven el antecedente del Apartheid implementado en Sudáfrica en 1949.

Por las atrocidades cometidas en Namibia, el gobierno alemán reconoció el genocidio, un reconocimiento que no ha efectuado el Parlamento. Por ello, los descendientes herero criticaron que el regreso de los restos de sus antepasados no se haya efectuado en el Parlamento o algún otro edificio gubernamental reconociendo, asimismo, el genocidio.

Durante la ceremonia de este miércoles, Michelle Muentefering, ministra de políticas culturales del ministerio del exterior de Alemania, pidió “perdón, desde el fondo de mi corazón”, mientras entregaba los restos a la ministra de cultura de Namibia.

Los herederos de estas etnias consideran que las disculpas no son suficientes si no vienen acompañadas de una compensación, algo a lo que los alemanes se han negado rotundamente aduciendo que han donado millones de euros para ayudar a todos los habitantes del país africano desde que en 1990 se independizó de Sudáfrica.

“Al tratar de no reconocer el pasado, el gobierno de Alemania continuará cometiendo graves errores sobre políticas presentes y futuras”, dijo durante la ceremonia el jefe herero Vekuii Rukoro frente a funcionarios alemanes y namibios “Nosotros somos, después de todo, descendientes directos de estos restos y no debemos ser ignorados”.

En 2016 el gobierno alemán declaró que está dispuesto a ofrecer una disculpa formal para lo cual se ha conformado una mesa de negociación con el gobierno de Namibia. En estas negociaciones, sin embargo, los herero y los namaqua no están debidamente representado.

Desde 1990 Namibia es gobernada por el movimiento de liberación SWAPO, liderado por la mayoría de la etnia Ovambo. Actualmente los hereros representan solo el 10 por ciento de los 2.5 millones de habitantes del país. Para justificar la exclusión de las verdaderas víctimas del genocidio, Zed Ngavirue, el representante de Namibia declaró en el pasado que “el punto básico de entender es que cualquier acuerdo significativo será alcanzado a nivel estado. Debe ser un acuerdo entre estados”.

Como para el gobierno alemán compensar a las víctimas está fuera de toda consideración, integrantes de las tribus Herero y Nama presentaron ante un tribunal federal en Nueva York, una demanda en contra de Alemania por el genocidio. Se trata de un proceso legal que sigue su curso y en el que Alemania ha presentado una moción para que se deseche la demanda.

Por lo pronto, los activistas herero y namaqua dentro y fuera de Alemania continúan en su lucha por el reconocimiento del genocidio, el ofrecimiento de disculpas y la reparación de los daños.

Más información aljazeera.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net