Detalle de una silla de ruedas

En el Reino Unido se ha creado una iniciativa de recaudación de fondos para financiar acciones legales en contra de las empresas de transporte por la violación de los derechos de las personas con discapacidades.

La iniciativa pretende hacer responsables a las empresas que prestan servicios de transporte de los incumplimientos a las obligaciones adquiridas respecto de personas con discapacidad, establecidas en la Ley de Equidad de 2010.

Actualmente, las faltas cometidas por estas empresas -como sillas de ruedas rotas, averiadas o perdidas; falta de servicios de asistencia contratados; etc.- suelen pasar inadvertidas ya que los pasajeros carecen de los recursos financieros para hacerlas legalmente responsables. Así, las empresas simplemente ofrecen disculpas a los usuarios.

La iniciativa está siendo apoyada por la organización Inclusion London y la firma legal Deighton Pierce Glynn. Participan en ella otras personas como la atleta paralímpica Helene Raynsford y el activista en materia de transporte Doug Paulley.

Inicialmente las acciones legales serán llevadas en contra de las empresas que presten servicio de transportación aérea y por tren.

A esta campaña se ha unido la atleta paralímpica Anne Wafula Strike quien la semana pasada reportó haber sido abandonada por la aerolínea en que viajaba cuando regresaba del campeonato paralímpico que tuvo lugar en Berlín, Alemania. Ella tuvo que esperar 45 minutos en el avión en que viajaba porque la aerolínea olvidó enviar personal al avión para ayudarla a salir, pese a que cuando compró el boleto reservó este servicio.

“Haberme quedado sola en el avión después de todas las complicaciones y retrasos del vuelo y privándome de líquidos para no tener que ir al baño, me hizo sentir descuidada, desesperada y profundamente angustiada”, declaró a los medios al denunciar el incidente ocurrido con la empresa Ryanair.

“Mi otra preocupación era si mi silla de ruedas estaba bien. ¿Fue este incidente solo un error o fue negligencia y falta de cuidado hacia los pasajeros con discapacidad?”.

En el Reino Unido existen 13.9 millones de personas con discapacidad, las cuales usan los diferentes servicios de transporte. Pese a que se han hecho inversiones para que estos medios sean accesibles para todos, usuarios en sillas de ruedas reportan que el acceso es cada vez más difícil por negligencia del personal.

Así, para provocar un cambio de políticas y de la ley, la estrategia legal que se plantea es llevar a juicio aquellos casos emblemáticos que tengan el potencial de generar estos cambios.

“Estoy apoyando esta iniciativa porque quiero ayudar a más personas discapacitadas con diferentes discapacidades y experiencias a defender lo que es correcto porque todos nosotros debemos ser tratados como personas humanas”, declaró Anne Wafula.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It