El gobierno de Egipto ha iniciado una campaña para exigir la devolución de las antigüedades y tesoros egipcios a su país y el blanco de la solicitud esta vez ha sido Alemania, país que posee el busto de la reina Nefertiti, tesoro con el que fue reabierto al público el remodelado Museo Neues (Museo Nuevo) en Berlín.

De acuerdo con el gobierno egipcio, el busto fue sacado ilegalmente de Egipto en 1913 y por tal motivo la posesión alemana del mismo es ilegal, por lo que exige su devolución como en semanas pasadas lo hizo a Francia y al Museo del Louvre respecto de varias antigüedades.

Pero para el gobierno alemán no hubo ninguna ilegalidad en la extracción de la pieza del país en vista de que constan documentos en donde personal egipcio negoció y autorizó la salida del busto encontrado en una excavación del arqueólogo alemán Ludwig Borchardt.

Pero además los alemanes añaden que el busto está seguro en Alemania y que al tratarse de una pieza tan frágil no creen que sobreviva el traslado hacia Egipto y añaden que quizá los egipcios sientan un poco de envidia por Neferititi.

Frente a las acusaciones de los egipcios de que Francia posee tesores robados, el ministro de cultura francés, Frédéric Mitterrand, declaró que si los artefactos fueron efectivamente robados, su gobierno está dispuesto a la devolución de los mismos. El problema radica en demostrar el hurto ya que muchas de estas piezas abandonaron legalmente el país bajo la firma y anuencia de algún funcionario público en turno.

En cuanto a piezas robas, este mismo año China reclamó la subasta de Christie's de algunas antigüedades que habían pertenecido a Yves Saint Laurent.

 

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net