La semana pasada se anunció que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos abrió una nueva investigación  a IBM para determinar si la empresa está incurriendo en prácticas monopólicas de acuerdo con la legislación de competencia o antitrust vigente a nivel federal en aquel país.

La investigación se refiere a la fabricación, venta y distribución de las grandes computadoras, conocidas como servidores centrales o mainframes, así como el software que utilizan.

Estas computadoras se han llegado a describir como “dinosaurios”, pero se trata de equipos que realizan unas 50 mil millones de transacciones al día en equipos como cajeros automáticos y para IBM tanto las computadoras como los productos relacionados, que incluyen los servicios, significan el 25% de sus ingresos anuales totales estimados en $104 mil millones de dólares.

 

Previo a esta decisión por parte del Departamento de Justicia, concluyó un juicio en donde la empresa T3 Technologies perdió la demanda interpuesta en contra de IBM en los Estados Unidos.

T3 es una pequeña empresa dedicada a la reventa de computadoras parecidas a las mainframes y debido al giro del negocio interpuso una queja por prácticas anticompetitivas en Europa y una demanda civil en los Estados Unidos. El juez federal que analizó el caso en la Unión Americana determinó que IBM ha invertido mucho en el desarrollo de su tecnología por lo que sus actividades de comercio no constituyen una práctica monopólica, fallando en contra de T3 que anunció que apelará la decisión.

Los competidores de IBM en el ramo de las grandes computadoras dicen que las prácticas de IBM han contribuido a elevar los costos a los consumidores ya que han logrado mantenerse como los únicos en el mercado. Por ejemplo, cuando la empresa Platform Solutions se acercó bastante al desarrollo de software para estos equipos a costos más bajos, IBM se negó a licenciar su software y demandó a esta compañía que luego adquirió por $150 millones de dólares, descontinuando los sistemas de computación de la misma.

La negativa del licenciamiento del software por parte de IBM ha sido la causa de numerosas quejas de comportamiento anticompetitivo, pero esto no es causa suficiente para armar un caso antitrust contra la empresa de acuerdo con los abogados expertos en la materia.

Esta investigación nueva que empieza obedece a una queja interpuesta por la Asociación de la Industria de la Computación y las Comunicaciones, apoyada por empresas como Oracle y Microsoft.

En relación con la misma el Departamento de Justicia solicitó información a T3 y a otras empresas y funcionarios de IBM declararon que también recibieron solicitud de información y que están dispuestos a colaborar plenamente en la investigación.

Fuente The New York Times

 

http://www.nytimes.com/2009/10/08/technology/companies/08antitrust.html?hpw

www.miabogadoenlinea.net