Ante el Plenario de la Asamblea General de la ONU, el presidente de Bolivia, Evo Morales, propuso la protección de los derechos de la Madre Tierra mediante la elaboración de una declaración que incluya estos derechos y la creación de un Tribunal de Justicia Climática que juzgue y sancione a quienes no cumplen con sus obligaciones o sigan contaminando el planeta.

Con estas declaraciones Bolivia propone el reconocimiento de la Madre Tierra como sujeto de derechos, otorgándole personalidad jurídica.

Por extraño que pudiera sonar no se trata, sin embargo, del primer país en conceder derechos a la tierra. Ya el año pasado Ecuador le otorgó la personalidad jurídica en la Constitución que fue aprobada mediante refrendo a principios de octubre del 2008.

En la Constitución ecuatoriana se promueve la convivencia armónica con la naturaleza, llamada Pacha Mama, mediante el cuidado de la biodiversidad, de los recursos naturales, de la biosfera y del patrimonio natural.

 



Estos derechos no solo quedan en discurso, sino que se pueden hacer exigibles jurídicamente al hacer de Pacha Mama sujeto de derechos. Por supuesto que la naturaleza como tal no puede exigir el respecto de sus derechos por lo que se otorga la potestad de exigir el cumplimiento de estos derechos por parte de la autoridad, no solo a cualquier persona, sino también a las comunidades.

Quienes provocaron y defendieron la inclusión de estos derechos en la nueva Constitución mencionaron que pese a que se trató de un logro, todavía quedan asuntos por resolver puesto que la efectiva protección de los derechos de la naturaleza se dará cuando los programas económicos y de desarrollo de ciertas regiones regresen hacia los productos primarios como los agrícolas en lugar de fomentar la explotación de los recursos minerales que muchas veces son fuente de contaminación.

Pero bajo esta nueva óptica ahora el único que puede decidir sobre la explotación de recursos en zonas protegidas es el Presidente y no como antes que cualquier funcionario de un plumazo podía hacerlo.

Actualmente Ecuador está demandando a la empresa petrolera Chevron por contaminación en una zona de extracción petrolera en la región amazónica. Este caso, sin embargo, se ha visto salpicado de acusaciones de soborno por parte de Chevron que implican a varios funcionarios ecuatorianos como el juez que revisa la causa y la propia hermana del presidente Rafael Correa. De ser encontrada culpable, Chevron tendría que pagar unos $27 mil millones de dólares como compensación por daños al medio ambiente.

Fuente ONU y BBC Mundo

www.miabogadoenlinea.net