El ex primer ministro francés Dominique de Villepin se enfrenta en estos momentos a un juicio en el que los magistrados determinarán si él se encuentra detrás de un intento de desprestigiar al actual presidente francés, Nicolás Sarkozy.

La historia se remonta al año 2004 en que de Villepin y Sarkozy competían por la presidencia de Francia, y cuando supuestamente de Villepin intentó implicar a su rival en un caso de corrupción derivado a su vez del caso de la venta de armas a diferentes países como Taiwán y Angola en el que varios empresarios y funcionarios franceses se vieron implicados, como el hijo del fallecido presidente Mitterand.

Uno de los jueces del caso recibió una lista que contenía el nombre de diversas personas que supuestamente habían participado en sobornos para permitir la venta de las armas y en la cual figuraba Sarkozy bajo los nombres de Bocsa y Nagy, apellidos también del presidente francés derivados del origen húngaro de su padre.

Esta lista se comprobó que era falsa por lo que ahora la justicia francesa está deliberando sobre si de Villepin fue la persona que la dio a conocer con la intención de perjudicar la imagen de su entonces rival electoral, Nicolás Sarkozy.

Por supuesto que Dominique de Villepin se ha declarado inocente de los cargos de intriga política y comportamiento deshonesto que se le imputan. De ser encontrado culpable por el tribunal que lo juzga podría obtener una sentencia de hasta 5 años en prisión y hacerse acreedor al pago de una multa de hasta $66,000 dólares.

Y mientras toda Francia sigue con atención lo que han dado en llamar el juicio de la década.

Fuente BBC Mundo


www.miabogadoenlinea.net