Nube de humo

La ONG Centre for International Environmental Law (CIEL), entregó esta semana un reporte en el que concluyen que las empresas trasnacionales Trafigura y Vitol pueden ser procesadas en los Países Bajos y Bélgica por exportar hacia países africanos diésel sucio.

La exportación del diésel sucio o diésel “africano” no es secreto. Se trata de un combustible con concentraciones de hasta 3.000 partes por millón de dióxido de azufre, frente a las 10 ppm del diésel ultra bajo en azufre que se vende en Europa.

Las mezclas en las que se añade el dióxido de azufre al diésel se hacen en los puertos neerlandeses de Ámsterdam, Rotterdam y en el puerto belga de Antwerp, y Trafigura y Vitol, empresas comercializadoras de bienes de consumo incluido el petróleo, son responsables del 50 por ciento de las exportaciones de este diésel sucio hacia países africanos.

Hasta el momento no hay normas de la Unión Europea que específicamente prohíban las exportaciones de este combustible altamente contaminante hacia los países africanos que carecen de normas estrictas sobre los combustibles. Sin embargo, CIEL opina que estas empresas pueden ser procesadas porque la práctica contraviene la Convención de Basilea de 2005 que señala que las exportaciones son ilegales si los países receptores prohíben la importación de desechos peligrosos. Lo anterior aplica porque casi todos los países africanos son signatarios del acuerdo de Bamako de 1991 que declara estas importaciones ilegales.

Por tanto, las exportaciones de este tipo de combustible desde Países Bajos y Bélgica son ilegales por contrariar la Convención de Basilea. Además, este tipo de prácticas son violatorias de los Derechos Humanos y tanto Países Bajos como Bélgica han firmado las convenciones de la ONU en la materia en las que se comprometen a respetar el derecho a la salud de las personas.

Con estos fundamentos se esperaría que ambos países inicien acción legal en contra de estas empresas trasnacionales.

En diciembre de 2016, apoyados por el Programa Ambiental de Naciones Unidas, cinco países africanos - Nigeria, Benín, Costa de Marfil, Togo y Ghana-, decidieron unirse y prohibir expresamente las importaciones de este tipo de diésel.

“El aire contaminado está matando a millones de personas todos los años y necesitamos urgentemente que todos los países introduzcan combustibles más limpios para reducir las alarmantes estadísticas", declaró en diciembre Erik Solheim, del Programa Ambiental de Naciones Unidas.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, la contaminación causa más de tres millones de muertes prematuras al año en todo el mundo. UNICEF estima que el aire contaminado está detrás de hasta 600.000 muertes prematuras de niños al año, más que el sida y la malaria juntos, y se estima que en África el aire contaminado es causa de más muertes que la malnutrición y el agua no potable.

Por el bien de todos, no nada más de los africanos, esperemos que los Países Bajos y Bélgica inicien proceso legal en contra de estas empresas.

Más información dutchnews.com y elmundo.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net