Impresión de pantala del Washington Post

El video que el pasado viernes se filtró sobre una conversación de Donald Trump con el presentador Billy Bush, del programa de la NBC Access Hollywood, en el que el candidato republicano se refiere a las mujeres en forma lasciva, podría detonar conflictos legales por su difusión.

Conforme a la legislación de California, para que una conversación pueda ser difundida se requiere el consentimiento de las personas que intervienen en la misma. Así, en estricto sentido tanto Bush como Trump debieron haber dado su consentimiento para difundir esa conversación.

En cuanto el consentimiento de Bush se entiende otorgado ya que estaban en el preámbulo del programa que conducía. En cuanto a Trump se entiende que al prepararse para participar en el programa de entrevistas y promocionar su participación en una telenovela norteamericana, los abogados de la NBC concluyen que debía estar consciente que podría ser o estar siendo grabado, puesto que ya se le había colocado un micrófono, concluyendo que su consentimiento fue tácito y era posible difundir el video de la conversación sostenida hace poco más de una década.

En este análisis la televisora se tardó poco más de una semana, pero mientras NBC tenía dudas, el Washington Post recibió de forma anónima el video, y una vez que comprobó su autenticidad, lo publicó en su página. El Post no enfrenta el mismo potencial riesgo legal, porque ellos no hicieron la grabación, Access Hollywood de la NBC fue quien la realizó.

Al publicar el video el Post, NBC hizo lo propio en la cadena MSNBC y en su sitio de Internet, lo que abrir el espacio para que Trump los pueda demandar.

NBC estuvo analizando la grabación, porque Bush participa actualmente en programa Today Show, uno de los más exitosos de la cadena, y que cuenta con una fuerte audiencia femenina. La cadena sopesó el impacto que tendría en su audiencia el emitir el video. Bush ya se disculpó por su participación en esa conversación, pero su página de Facebook ha sido inundada de comentarios negativos.

Pero los problemas para Trump por este tipo de expresiones podrían agravarse ya que el productor de la primera temporada de El Aprendiz, Bill Pruitt hizo declaraciones en Twitter en las que afirmó que existe material peor que el que se hizo público.

Pero también Geraldo Rivera reveló el domingo que pueden tener grabaciones de Trump haciendo comentarios "embarazosos", pero que aún no ha decidido si las hará públicas. "He entrevistado a Donald Trump muchas veces y he estado con él muchas veces y tengo grabaciones", dijo Rivera en Fox News. "Mi hermano y yo hemos estado revisando las cintas y hay declaraciones que, en el contexto de la situación actual, serían embarazosas".

Tal vez suceda en estos casos lo mismo que sucedió con NBC, que alguien al interior de la empresa se sienta frustrado por la falta de acción y que termine por filtrarlos a la prensa o en el Internet. O ellos mismos, para deshacerse del riesgo legal.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net