Logo de Netflix

 

Una abogada de Netflix, Inc. en India acusa al gigante del streaming de tácticas discriminatorias y maniobras para evadir impuestos en ese país

La demanda fue presentada en Los Ángeles, California, Estados Unidos, por Nandini Mehta, exdirectora del departamento de negocios y asuntos legales de Netflix. En la demanda la abogada establece que ella y otras mujeres de origen indio fueron discriminadas sistemáticamente por la empresa y que Netflix simuló no tener un establecimiento permanente en la India para evitar sus responsabilidades fiscales en ese país

Metha describe en su demanda que ejerció la carrera de abogada en la India durante 15 años, incorporándose a Netflix en 2018, habiendo sido una experiencia exitosa porque logró acuerdos de contenido, ayudó a las relaciones con la comunidad creativa y contribuyó al crecimiento de las suscripciones en India.

“Desafortunadamente, estos logros se verían eclipsados en gran medida por la flagrante discriminación y el acoso que Mehta enfrentó con la Compañía y, en última instancia, por el despido injustificado de su empleo”, señala la demanda.

La abogada afirma que en las reuniones que tuvo en Los Ángeles tuvo que aguantar comentarios como "No pensé que a las mujeres indias se les permitiera vestirse así" y que su superior llamaba a la India una "mierda" que "hace que se irrite la piel de todos".

La demanda por discriminación y acoso también hace referencia a otros problemas que la empresa puede estar teniendo por conducta sexual inapropiada. La abogada describe que escuchó conversaciones incómodas como cuando le dijeron que una ejecutiva de programación de alto nivel tenía un trabajo porque “a Ted [Sarandos] le gusta mirarla” o cómo la investigación sobre acusaciones de acoso contra los productores del programa indio más exitoso de la compañía se dirigió "hacia un resultado aparentemente favorable para Netflix".

Mehta también se molestó al enterarse de que mientras ella ganaba 350 mil dólares al año, sus pares masculinos en los mercados más pequeños ganaban entre 700 y 800 mil al año. Su demanda incluye un reclamo bajo la Ley de Igualdad Salarial de California.

En la demanda, a través de sus representantes la abogada también destaca que: “Durante el primer mes de su incorporación, Mehta también se enteró de lo que ella consideraba un memorando de impuestos motivado racialmente, preparado por el departamento de impuestos de Netflix, con respecto a las operaciones existentes en India".

El memorando supuestamente estaba destinado a crear una "simulación" por la que Netflix no "se estableció permanentemente" en la India para evitar las responsabilidades fiscales locales. Como empleada "regional", dice Mehta, se esperaba que siguiera cierto protocolo para "difuminar las líneas entre Netflix EE. UU. y Netflix India".

Mehta dice que sabía que la compañía ya tenía una operación importante en India y le preocupaba que los esfuerzos para minimizar su presencia local fueran ilegales y expondría al transmisor a que se prohibiera su operación en ese país. Ella dice que expresó su preocupación a un superior solo para que la conversación “se intensificara”. Supuestamente le dijeron: "No quieres ser una de esas personas".

Señala que a los pocos meses fue trasladada a Los Ángeles, en aparente respuesta a sus preocupaciones sobre el memorando de impuestos. Al parecer, se le prohibió hablar sobre impuestos y tenía que viajar regularmente entre California y Bombay.

Más tarde, después de que una auditoría alertara sobre los gastos en su tarjeta de crédito corporativa, fue despedida por un patrón de gastos no relacionados con su trabajo. Ahora afirma que su despido fue en parte una represalia por sus objeciones al memorando de impuestos.

En resumen, Mehta alega que "fue repetida y sistemáticamente discriminada, intimidada y acosada por su raza y género, luego amenazada, silenciada, ignorada y, finalmente, 'soltada' como resultado de sus denuncias”.

Por su parte Netflix afirma que: “(La) Sra. Mehta fue despedida de Netflix por usar repetidamente su tarjeta de crédito corporativa por decenas de miles de dólares en gastos personales, incluidos casi 9,000 dólares gastados en Cartier. Estos cargos no autorizados ocurrieron durante un período de tiempo significativo. Mehta recibió instrucciones de no usar su tarjeta corporativa para gastos personales y se le dio amplia oportunidad para corregir su comportamiento. Ella no lo hizo y fue despedida del empleo como resultado.

“Las acusaciones que ha hecho sobre nuestra estructura corporativa en India son categóricamente falsas. La estructura que establecimos en India es típica de las empresas multinacionales y refleja nuestras necesidades comerciales y las normas gubernamentales pertinentes”.

Ya veremos qué sucede si el caso llega a juicio.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net