Poster de la película El Gran Debate

 

El juez federal S. Maurice Hicks Jr. de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Louisiana decidió desechar la demanda interpuesta en contra de Oprah Winfrey y su casa productora, por la realización de la película El Gran Debate (The Great Debaters) al considerar que no existen elementos para que la demanda prospere.

El caso inició en marzo de 2017 cuando las compañías Harpo Films, de Oprah Winfrey, The Weinstein Company (TWC) y MGM fueron demandadas por los herederos del poeta y escritor Melvin B. Tolson, por que “no compensaron de ninguna manera a la familia por el uso comercial “… del nombre, atributos distintivos y vivencias únicas” en la película de 2007, que cuenta como en la década de 1930, como profesor en el Wiley College, llevó al equipo de debate de la escuela a un campeonato nacional en medio de la segregación.

Harpo Films y sus codemandados pidieron que se desechara la demanda, argumentando que no solo los cineastas están protegidos por la Primera Enmienda, sino también que la demanda fue presentada una década después del estreno de la película, habiéndose perdido el derecho para cualquier acción, además de que en Louisiana, donde residía Tolson, no se reconocen los derechos póstumos de publicidad, por lo que los derechos sobre su historia murieron con él en 2006.

En marzo de 2018, el asunto quedó pendiente por la quiebra de TWC hasta que los abogados de la familia le pidieron al tribunal de quiebra permitiera que el caso avanzara. El juez de bancarrota accedió a la solicitud y le dio luz verde al juez federal de distrito para considerar las mociones de los acusados para desechar la demanda.

El juez analizó cada uno de los argumentos presentados por los demandados. Los abogados de la familia argumentaban que su derecho no había prescrito porque el daño continuó después del estreno la película, mientras esta se comercializaba y vendía. El juez no estuvo de acuerdo y concluyó que la mayor parte de la demanda fue presentada más de ocho años tarde.

Con respecto a los reclamos restantes, el juez decidió que la decisión de familia Tolson de no contratar abogados para redactar contratos en relación con la película con base en los ofrecimientos de los empleados de Harpo consistentes en la frase "vamos a cuidar de usted" no es suficiente para sostener una acción por vicios del consentimiento. Por último, el reclamo de enriquecimiento injusto fue rechazado porque está diseñado para "llenar un vacío en la ley donde no se proporciona un recurso expreso".

Al concederse la moción de desestimación con prejuicio, el caso queda cerrado y no puede volverse a presentar una demanda sobre el tema, salvo que la familia de Tolson apele la decisión.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net