Megaupload

 

El Tribunal de Apelaciones de Nueva Zelanda negó otorgar a Kim Dotcom acceso a las comunicaciones privadas grabadas ilegalmente por la agencia de espionaje de ese país. El Tribunal consideró que si bien las comunicaciones interceptadas, que formaban parte de la investigación de Megaupload, son "relevantes", la necesidad de proteger la seguridad nacional inclina la balanza a favor del estado.

Durante meses previos a que las autoridades neozelandesas catearan la mansión de Dotcom y su exitoso sitio de almacenamiento, Megaupload fuera clausurado por las autoridades norteamericanas el 12 de enero de 2012, el empresario y sus asociados estuvieron bajo vigilancia.

La Agencia contra el Crimen Financiero y Organizado de Nueva Zelanda (Organised and Financial Crime Agency New Zealand, OFCANZ por sus siglas en inglés) solicitó a la Oficina del Gobierno para la Seguridad en las Comunicaciones (Government Communications Security Bureau, GCSB por sus siglas en inglés)  recabar información pertinente sobre la "ubicación, datos relevantes sobre la persona de interés para las fuerzas del orden público, o cualquier información que indique factores de riesgo al realizar un arresto''.

El espionaje se inició el 16 de diciembre de 2011 y se prolongó hasta el 20 de enero de 2012, en algunas notas hablan de que se extendió hasta marzo de ese año, inclusive. Así, la GCSB espió las comunicaciones privadas de Kim y su ex esposa Mona Dotcom, además del coacusado de Megaupload, Bram van der Kolk.

Sin embargo, conforme a las leyes de Nueva Zelanda el GCSB sólo está autorizado a monitorear y reportar las señales de inteligencia extranjera y claramente se establece que monitorear las comunicaciones de un ciudadano o residente de Nueva Zelanda es ilegal.

Los documentos señalan que la GCSB buscó asegurarse de que las personas objeto de la investigación eran extranjeros, lo que fue confirmado por OFCANZ. Pero el status migratorio de Dotcom y Van der Kolk es “residentes” por lo que el espionaje fue ilegal.

Dotcom solicitó el acceso a esas grabaciones pero en 2017 el Tribunal Superior rechazó la solicitud, argumentando cuestiones de seguridad nacional, por lo que el interés público en no divulgar la información superaba los beneficios de la divulgación.

Por supuesto, Dotcom apeló la decisión ante el Tribunal de Apelación. Finalmente el Tribunal ha tomado una decisión y son malas noticias para el fundador de Megaupload.

La decisión inicia señalando que “Las comunicaciones interceptadas son relevantes, y existe un interés público en que se desclasifiquen para que puedan utilizarse en y para los propósitos de este procedimiento. La justicia natural y la justicia abierta son las dos dimensiones del interés público a favor de la divulgación”.

Sin embargo, el Tribunal cree que la divulgación no es absolutamente necesaria para que se haga justicia en este caso particular. Además, también debe sopesar el interés público más amplio y las posibles consecuencias que podrían dañar la seguridad nacional, si los métodos del GCSB se ven comprometidos.

“El GCSB ha admitido responsabilidad; lo que está en cuestión es la cuantía de los daños por afectaciones a la dignidad. Los resúmenes de la información ya divulgados permitirán un juicio justo en este caso. La afirmación del GCSB de que la desclasificación dañaría la seguridad nacional y las relaciones internacionales está bien fundada. El ejercicio de equilibrio favorece la no divulgación”, concluye el Tribunal.

Dotcom todavía puede apelar la decisión ante la Corte Suprema de Nueva Zelanda. El desarrollador tecnológico lleva casi ocho años peleando en contra de su extradición  a Estados Unidos por lo que aquel país considera la mayor violación a derechos de autor en la historia realizada a través del sitio de almacenamiento Megaupload.

Más información torrentfreak

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net