Kim Kardashiam con tratamiento Vampire

 

Kim Kardashian West demandó el pasado lunes a un médico de Alabama por usar su imagen para promover un procedimiento de vampiro facial (facial del vampiro o vampire facial). En la queja presentada en la corte federal de California, ella alega que Charles Runels ha estado usando su nombre, rostro e incluso una foto de Instagram para impulsar su negocio.

El tratamiento consiste en inyecciones en el rostro con sangre centrifugada que supuestamente ayuda a la producción de colágeno y a desaparecer las arrugas. Las personas que reciben un facial vampiro son inyectadas con su propia sangre que es pasada por una centrifugadora especializada, encargada de separar las plaquetas, células rojas y plasma, resultando en un líquido llamado "plasma rico en plaquetas". Sin embargo, además de no estar comprobado que funcione, implica riesgos importantes para la salud, como contraer VIH o hepatitis.

Hace siete años Kardashian se hizo este tratamiento facial mientras filmaba Kourtney y Kim Take Miami, pero el año pasado dijo que lamentaba el procedimiento y que probablemente se habría retractado si no hubiera estado filmando el programa porque se había enterado que estaba embarazada y no podía usar ningún producto para mitigar el dolor.

Kardashian West demandó el lunes a un médico de Alabama por usar su imagen para promover el procedimiento. En la queja presentada en la corte federal de California, ella alega que el Dr. Charles Runels ha estado usando su nombre, rostro e incluso una foto de Instagram para impulsar licencias de su negocio.

Según la demanda, Runels se promociona a sí mismo como el "médico del orgasmo" y "el Calvin Klein de la medicina", promoviendo diversos procedimientos cosméticos que supuestamente ha patentado y registrado como marca. Uno de estos procedimientos es el Vampire Facial, y según los representantes de Kardashian, en 2017 estaba cobrando a más de 650 proveedores médicos casi 200,000 dólares al mes para licenciar el nombre de ese y otros procedimientos.

Para promocionarse Runels utiliza en un folleto sobre el procedimiento y en su página web, el nombre y la imagen de Kardashian.

“Justo debajo de una frase en la que se desvincula del proveedor de Vampire Facial del que los pacientes han contraído el VIH (en Albuquerque, Nuevo México, Estados Unidos) hay una foto que dice 'Bar [Refaeli] y Kim recibieron el procedimiento Vampire Facial®'”, se establece en el escrito.

“El plan de Runels para apropiarse indebidamente de la popularidad ganada con esfuerzo de la señora Kardashian, sin su permiso, es tan generalizado que ella ocupa un lugar destacado en todas las publicaciones de Runels, incluido su perfil de LinkedIn”. En su página de perfil, la foto de Kardashian “es dos veces más grande que la de él” se dice la demanda.

El escrito presentado ante las autoridades jurisdiccionales establece que cuando se le entregó a Runels una carta de cese y desistimiento, no sólo se negó a atender la solicitado en la carta, sino que también exigió que la influencer le pagara.

Las reclamaciones de Kardashian West incluyen violación de derechos de autor y marca registrada, asociación falsa y violación del derecho de publicidad. Está buscando el pago de daños legales y punitivos no especificados, además de la entrega de ganancias y una orden judicial que prohíba a Runels seguir usando su rostro, nombre o imagen de cualquier manera.

Runels envió a The Hollywood Reporter un comentario sobre la demanda, calificándola como un burdo intento de sacarle dinero. En su blog sostiene que él no le pidió a Kardashian que “respaldara el Facial Vampiro y alega que ella usó sus marcas Vampire Facial® y Vampire Facelift® para promover su show de televisión y su presencia en línea.

“La foto de Kardashian-West con el nombre adjunto Vampire Facial® se volvió viral y ahora está en miles de sitios web” y alega que publicó la foto en su propio sitio web para señalar el hecho de que Kardashian se hizo el procedimiento.

“Ahora la señora Kardashian West está demandando por una parte de las ganancias obtenidas por el procedimiento, a pesar de que nunca se le pidió que lo respaldara”.

Para Runels ella se benefició y respaldó el procedimiento, sin que se le pidiera. “Ella obtiene ganancias al llamar la atención usando mis marcas sin preguntar y sin pagar” y se pregunta “¿Las fotos y el programa habrían ganado tantas vistas sin mi nombre?”

“Ganaré en la corte contra ella", continúa. "Ella aprobó mis procedimientos sin que yo lo pidiera. Ahora quiere que eso se mantenga en secreto. Es una figura pública, fue noticia, es legal aprovechar las noticias”.

Imagen tomada de Instagram

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net