Persona manipulado teléfono celular

 

Ante un juzgado en Barcelona, España, se ventila desde mayo pasado una demanda presentada por el propietario de un restaurante en contra de TripAdvisor por las malas reseñas que ha recibido y la imposibilidad de cerrar el perfil de su local en esta aplicación tecnológica.

La demanda fue presentada por la empresa Recaba Inversiones Turísticas, propietaria del Marina Beach Club, que se ubica en Malvarrosa Valencia, restaurante que en TripAdvisor recibe como calificación de los usuarios 3.5 puntos de 5 posibles, con numerosas quejas que incluyen una en que un usuario lo llamó Tóxico Beach porque el tartar de atún que comió le hizo daño.

TripAdvisor, Inc. es un sitio web estadounidense que proporciona reseñas de contenido relacionado con viajes. Los servicios del sitio web son gratuitos y son los usuarios quienes proporcionan la mayor parte del contenido. El sitio web se financia con publicidad.

En la demanda presentada en España, el propietario de Marina Beach Club, Antonio Calero, reclama una indemnización a TripAdvisor de 660,000 euros por los presuntos daños morales que el sitio web le ha ocasionado con las malas reseñas, además de que se le permita cerrar el perfil que no fue creado por Calero sino por un comensal.

En la demanda también acusa a la web, cuya sede se localiza en Massachusetts, de no controlar los comentarios y haber permitido que se escribieran acusaciones de delitos como “estafar a la Seguridad Social”, de tener “personal enchufado (contratados por amiguismo) mal cualificado” y de llevar “una chapuza de gestión de negocio”.

Durante la audiencia que se sostuvo en el juzgado barcelonés a mediados de mayo se presentó el vicepresidente de TripAdvisor, Bradford Young, quien expuso que sí controlan los comentarios hasta cierto punto para lo cual tienen dos filtros, el primero del software y algoritmos y el segundo de personas humanas. “Recibimos millones de comentarios y sabemos lo que es normal. Cuando algo no lo es, se destaca. Así podemos controlar la fiabilidad de las opiniones y cuáles son fraudulentas".

El ejecutivo destacó, sin embargo, que no comprueban los hechos de los comentarios, es decir, no comprobaron si el usuario enfermó por haber comido el tartar en mal estado, por ejemplo, pero que los otros comentarios señalados, como el de la estafa a la seguridad social, fueron borrados en un plazo de entre 24 a 36 horas.

Además, señaló que los comentarios se reducen al derecho a la libre expresión de los usuarios quienes en los perfiles creados puedan compartir sus experiencias y opiniones y con ello prestan un servicio de información a otros usuarios. “Esto no son los años cincuenta. Si a un restaurante no le gusta, no vamos a silenciar a la persona que emite una opinión”. Precisó también que los propietarios tienen voz al poder responder a esos comentarios negativos.

Por su parte, Calero expuso que TripAdvisor no se trata de libertad de expresión sino de tiranía. “Somos trabajadores forzosos de Tripadvisor”, declaró. “¿Por qué tengo que estar todo el día mirando la web para ver si han dicho que mi comida es asquerosa? ¿Por qué tengo que estar sometido a este estrés?”.

La demanda presenta preguntas interesantes que los tribunales deberán solucionar, como si los comentarios en TripAdvisor están protegidos por la libertad de expresión o si los propietarios de los locales debían poder opinar sobre la apertura y permanencia de perfiles.

Más información notisietma.com/ elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net