Página de Taylor Swift

 

Taylor Swift ha levantado la voz para expresar su descontento por la venta de su antigua disquera Big Machine Label Group (BMLG), a Scooter Braun, representante de Justin Bieber y Kanye West, y con los que la intérprete ha tenido serias diferencias en el pasado, con lo que ella también ha perdido la oportunidad de hacerse de las grabaciones originales de sus seis primeros discos.

BMLG fue fundada en 2005 por Scott Borchetta, enfocada principalmente al mercado de música country, aunque también maneja música pop. La familia de Swift tenía una participación accionaria en la compañía desde el inicio de la misma.

Swift afirma que no se le dio la oportunidad de comprar sus originales y que ella se enteró de la venta por los medios, sin embargo Borchetta y la esposa de Braun, Yael Cohen, cuentan una versión distinta en la que afirman que el padre de la cantante, al ser accionista, estaba enterado de la operación, que el propio Borchetta le informó a Swift, y que se le ofreció un trato para que permaneciera con la disquera diez años más, dándole a cambio los derechos sobre todo el material relacionado con la cantante, no sólo sus grabaciones originales, sino sus fotos, videos, etcétera, pero la cantante no aceptó para irse con Universal Music Group.

Mientras el debate se da en los medios y las redes sociales, los expertos legales consideran que sólo en eso quedará porque la cantante no tienen ninguna acción legal para oponerse a la operación o para recuperar sus grabaciones originales.

"Ella no tiene recurso legal", dijo a The Hollywood Reporter (THR) el especialista en música Howard King, quien representa a artistas como Kanye West, Pharrell Williams y Avenged Sevenfold. "Las grabaciones originales son propiedad de la compañía discográfica. No hay nada en un contrato que diga que no pueden venderlo a otra compañía. De hecho, sucede todo el tiempo. No hay una cláusula clave en estos acuerdos de grabación".

El abogado de música y entretenimiento con sede en Nashville, Derek Crownover, opina que la única opción sería que existiera alguna restricción especificada en el contrato de Swift con la disquera sobre la venta de los originales a terceros. Tal vez el derecho a igualar una oferta por las grabaciones, lo que se conoce como derecho del tanto, pero destaca a THR que eso no es común.

James Sammataro, que representa tanto a artistas como a compañías en la industria de la música, dice que puede haber una disposición de confidencialidad que podría haber sido violada cuando Borchetta publicó los términos del acuerdo propuesto en línea, pero es muy probable que pueda argumentar que Swift lo violó primero con sus publicaciones en la red social Tumblr.

Swift  podría ofrecer alguna cantidad por el material a Braun, pero tal vez prefiera mirar hacia el futuro ya que será la titular de los derechos de lo que haga de ahora en adelante y tiene un álbum muy esperado que saldrá más tarde este verano. También podría decidir dejar de tocar sus antiguas grabaciones en sus presentaciones en vivo, o tocar las menos posibles para disminuir el valor de las grabaciones.

Sammataro también señala que Swift todavía tendrá cierto control sobre parte de la explotación de sus grabaciones originales, ya que en algunos casos se requiere la autorización del artista para el uso de las mismas, por ejemplo, para que un tema sea incluido en una película.

La conclusión más importante de todo este lío es la lección legal para los artistas: intenten ser los propietarios de las grabaciones originales o establezcan condiciones para su venta y/o explotación.

Más información hollywoodreporter.com/thr-es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net