0
0
0
s2smodern
Captura de pantalla de la página de Ariana Grande

 

La National Press Photographers Association, junto con Associated Press, The New York Times, Los Angeles Times y otros doce medios han decidido oponerse públicamente a las políticas en materia fotográfica establecidas por Ariana Grande para su próxima gira Sweetener Tour.

Estos medios han enviado una carta a la cantautora solicitándole a GrandAriTour, Inc. que revise esas políticas o trabaje con ellos en un lenguaje que sea satisfactorio para todas las partes, ya que incluso de consideran violatorias a derechos de autor.

El primer punto que se discute es lo que se conoce como una "apropiación de derechos", lo que convierte a Grande en la titular de los derechos de autor de las fotografías. "Este sorprendente y muy preocupante alcance que propone la señorita Grande va en contra de los estándares legales y de la industria y es un anatema para los principios periodísticos fundamentales de las organizaciones de noticias aquí representadas", escribe en la carta abogado general de NPAA, Mickey H. Osterreicher.

El fotógrafo Keith A. Griner dijo en entrevista a Billboard que el término real de esta cláusula "Es robar. La ley establece que la entidad o persona que crea, el fotógrafo, es el propietario de los derechos de autor, por lo que están despojándolos".

Además, GrandAriTour, Inc., establece que los archivos digitales de las imágenes pueden destinarse "para uso personal, comercial y/o de archivo por parte de la compañía y el artista", lo que para Griner se traduce en "estamos autorizados a utilizar su trabajo para nuestro beneficio, pero no vamos a pagarle".

Un fotógrafo contratado por una de las mejores bandas para tomar fotos en un concierto, para ser utilizadas por la banda sólo con fines publicitarios, ganaría entre 390 a 1,300 dólares por tomar las fotos. Y si son usadas por la banda, el pago sería de 100 a 320 dólares por imagen.

Otra preocupación es la restricción de que “el fotógrafo tendrá el derecho limitado de usar ciertas fotografías con la aprobación expresa por escrito del artista por una sola ocasión, únicamente como parte de una noticia relacionada con la presentación, en la publicación de la cual el fotógrafo sea empleado/agente”.

Para compañías como Getty, dedicada a la sindicación de imágenes, es decir su venta a distintos medios, un acuerdo de este tipo es prácticamente imposible porque es lo opuesto a la sindicación.

En 2015, Taylor Swift intentó aplicar políticas semejantes, pero fueron modificadas cuando algunos medios la acusaron de doble moral al defender los derechos de autor de artistas como ella contra iTunes de Apple, pero no respetar los derechos de autor de los fotógrafos.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern