Diseño supuestamente plagiado

Un hombre de Florida, Estados Unidos, acusa a Apple, Inc de haber robado los diseños que él creó hace 24 años y utilizarlos en el iPod, iPhone y iPad, por lo que exige una indemnización de 10 mil millones de dólares y el 1.5 % de las ventas futuras de estos dispositivos.

Thomas S. Ross realizó a mano, entre el 23 de mayo de 1992 y 10 de septiembre de 1992, tres dibujos con especificaciones técnica de un "dispositivo de lectura electrónico" (ERD). Estos dibujos contienen algunos elementos que se encuentran actualmente en los teléfonos inteligentes, como un disco duro interno y una pantalla táctil retroiluminada que permite a los usuarios "leer historias, novelas, noticias, así como ver fotos, ver presentaciones de vídeo, o incluso películas". También imaginaba que podría ser adaptado para incluir características de las telecomunicaciones.

Sin embargo, su diseño, que se asemeja a un libro, presenta algunas elementos que no están presentes en la tecnología moderna, como el uso de celdas solares, un teclado físico y una unidad para disquete de 3½ pulgadas.

Ross presentó una solicitud para el registro de patente del ERD en 1992, pero la Oficina de Patentes y Marcas en 1995 declaró que la solicitud había sido abandonada porque Ross nunca pagó los derechos correspondientes. El diseñador intentó que la decisión fuera revocada por los tribunales alegando que era inconstitucional que se le cobraran derechos, pero no lo logró.

En 1999 intentó nuevamente registrar sus diseños pero al año siguiente nuevamente abandonó la solicitud. Finalmente en mayo de 2015, Ross aseguró el registro de cuatro planos con sus diseños, pero en la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Undios.

Ross afirma que desde el 2007 Apple ha utilizado los diseños técnicos de un ERD que son "sustancialmente iguales" a sus dibujos técnicos y diseño inicial. "En lugar de crear sus propias ideas, Apple decidió adoptar como estrategia de investigación y desarrollo, bucear en la basura” dice la demanda.

El diseño de Ross, al contar con un teclado físico se asemeja más a una BlackBerry, pero prefirió dirigir su estrategia legal hacia uno de los más populares creadores de tecnología.

Los expertos consideran que las probabilidades de éxito de esta demanda son realmente pocas, pero no podemos criticarlo por intentarlo.

Más información en techspot.com


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net