Es mejor que las personas cuyo olor corporal es fuerte no vayan al parque de diversiones Thorpe en Gran Bretaña porque ahí, quizá con mucha educación, sí les van a decir que huelen mal y quizá les ofrezcan desodorante, así como en los supermercados mexicanos ofrecen gel antibacteriano.

Pero ojo, si el olor corporal es muy persistente y puede provocar molestia en otros visitantes del parque, quizá se haga notoria la discriminación y los manden a los últimos asientos del carrito de la montaña rusa, para evitar que “las ráfagas de mal olor se expandan y afecten al resto de los visitantes”.

Y precisamente para evitar el molesto olor, el mismo parque ha prohibido que en las atracciones se levanten los brazos con lo que sin duda le quitan la mitad de la diversión a la montaña rusa.

Los administradores dicen que esta prohibición obedece a las quejas que han recibido de sus visitantes las cuales se incrementaron debido al extremo calor que se ha sentido este verano.

¿Dará pie esta norma a la discriminación por olor corporal? 

Fuente BBC Mundo

www.miabogadoenlinea.net