Enfadado por el tráfico que se generó y quizá también con varios problemas en la cabeza, Lian Jiansheng, un hombre de 66 años se prestó para dar una ayudadita a Chen Fuchao, un supuesto suicida que llevaba cinco horas negociando con las autoridades por su vida.

 

Esto sucedió en China, donde el “buen samaritano” declaró que los suicidas son personas egoístas que con sus acciones perjudican muchos intereses, algo que quizá muchos piensan y pocos se atreven a decir en voz alta.

 

Tras dar el empujoncito, el suicida cayó 8 metros sobre un colchón que las autoridades ya habían colocado en posición para recibirlo y fue llevado al hospital con la muñeca fracturada y lesiones en la espalda, pero con la vida a salvo, por lo que ahora su “ayudante”, quien fue detenido por las autoridades, tendrá que responder de intento de homicidio y de lesiones.

 

¿Chen habrá querido suicidarse o solo llamar la atención del gobierno para obtener ayuda como lo declara Lian Jiansheng?

 

Fuente El Universal
www.miabogadoenlinea.net