En el 2007 un ciudadano estadounidense de nombre Andrew Speaker encendió las alertas sanitarias internacionales al incumplir una orden de cuarentena que le había sido impuesta al ser diagnosticado con tuberculosis y viajar hacia Europa para llegar a su boda.

 

Tras su viaje, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) inició la alerta a los diferentes países y por este hecho este abogado interpuso una demanda contra el CDC en una corte federal de Atlanta en donde acusa al organismo de invasión de su privacidad.

 

El demandante dice que el CDC reveló ilegal e innecesariamente su historial médico y otra información sensible a los medios en mayo de 2007, lo que dañó su reputación y le hizo blanco de varias amenazas de vida. Asegura que debido a esta exposición que hicieron de él, su matrimonio, razón por la cual desobedeció las órdenes médicas, no soportó la presión y terminó anticipadamente.

 

En su demanda, Speaker solicita pago de daños que no ha sido especificado hasta el momento y es otra prueba de que todo es litigable en Estados Unidos, hasta la falta de responsabilidad personal consigo mismo y con los demás.

 

Fuente NY Daily News 
www.miabogadoenlinea.net