Desmond Hatchett, del condado Knox en Tennessee, tiene el récord en su condado por ser le padre más prolífico, al tener 30 hijos con once mujeres diferentes.

 

Un récord, sin embargo, que no le reporta ningún beneficio económico y que por el contrario lo tiene hundido en una enorme deuda por las pensiones alimenticias de sus 30 hijos.

 

De acuerdo con la ley del estado, al salario de Desmond, de 33 años, se le descuenta la mitad que es repartida entre las madres de sus hijos. Como él trabaja por el salario mínimo, algunas de estas mujeres terminan recibiendo pagos de $1.49 dólares.

 

Conocido el caso no faltó quien propuso que se legislara para evitar que hombres como Desmond Hatchett siguieran procreando hijos de manera irresponsable, lo que es contrario a la filosofía de un estado democrático y liberal.

 

Así que pese al enojo y molestia de estas mujeres y seguramente de las once suegras de este sujeto, él no puede ser ni castrado, ni forzado a una vasectomía, ni obligado a portar un cartel que ponga en advertencia a otras mujeres sobre sus antecedentes familiares y su capacidad reproductiva.

 

Y como está demostrado que después de 30 hijos en él no cabe la prudencia, tendrán que ser las mujeres  que se crucen por su camino quienes hagan caso a las alarmas de advertencia y se alejen de él, si es que no quieren pasar a formar parte de la larga lista de deudores alimenticios.

 

Probablemente Desmond quiere hacerle la competencia a Mohammed Bello Abubakar, un nigeriano con 86 esposas y 107 hijos. La gran diferencia es que esperando o no que le caiga del cielo, el prolífico nigeriano se ha hecho cargo de todas sus esposas y de sus hijos.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net