En otro caso de falta de asunción de responsabilidades personales, una mujer está demandando en los Estados Unidos a Google porque por seguir en su celular las instrucciones para llegar a una dirección, fue atropellada.

 

La demandante alega que el accidente se debió a las instrucciones poco claras de Google Maps, pues no le indicaron que la vía que tomaría no tenía banquetas y que se trataba de una avenida peligrosa.

 

En su demanda dice que el accidente le dejó no solo secuelas físicas y emocionales, sino también mentales y exige a Google que pague su tratamiento médico, compensación por daños y que le reponga los ahorros perdidos. Todo porque, a su juicio, Google fue descuidado, temerario y negligente al poner a disposición de los usuarios direcciones peligrosas.

 

Para nosotros el asunto carece de mucho sentido, sin embargo para Google no tanto puesto que sí podría ser condenado a pagar debido a que la aplicación de los mapas para celulares no contiene el aviso de que alerta a los usuarios a tener precaución puesto que los mapas pueden no indicar la existencia de banquetas o pasos peatonales. Así que este descuido en la aplicación puede costarle a la empresa varios miles de dólares.

 

Debido a este tipo de demandas, abundan los avisos y precauciones absurdas en diferentes productos, como la que previene a los usuarios de un microondas de no usarlo para secar a las mascotas o la que alerta que el uso de un disfraz de Superman para niño no habilita a la persona para volar.

 

Fuente NY Daily News

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net